Un poco de cada

Ayer fue el día de la madre, día que me encanta celebrar y me encanta que exista.

Me encanta celebrarlo porque tengo dos hijos que hacen que pueda celebrarlo y me encanta que exista porque ser madre es duro (sí, gratificante, pero duro) y está muy bien reconocer y recordar a las madres aunque sea un día al año.

Ayer me fijaba en mis hijos y realmente, me vuelven loca…en todos los sentidos. Pueden ser los niños más adorables de la comarca o los demonios más ruidosos del barrio. No hay término medio! En el fondo, lo entiendo, son la noche y el día. No se puede ser tan distinto! El parecido es solo físico.

Eso sí, no los cambio por nada en el mundo!

El día a día, al menos en mi caso, es agotador, pero por las noches, cuando después de leer el cuento tu hija te da un beso y te dice: t’estimo, mami…cargas pilas para superar cualquier berrinche.

En fin, me siento afortunada de poder disfrutar de mis hijos cada día y a su vez, agotada de vivirlos intensamente. Supongo que a esta dualidad se le llama maternidad.

Anna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s