¡Nuestro aniversario!

Por Chicago ya nos quedan tan lejos las vacaciones ¡que incluso las he medio olvidado! M empezó en su trabajo nuevo después del 4 de julio y nosotras nos incorporamos a nuestras nuevas rutinas a 1 de agosto. Es curioso pero la sensación de ciudades desiertas en agosto y playas repletas sólo se tiene en España. Al menos en USA, agosto es un mes más. En el que además empiezan los colegios y todo tiene el mismo color y ritmo que España a partir del 15 de septiembre.

Yo sigo con clases como loca, eso sí, sólo martes y jueves. Estos dos días Martina tiene una canguro americana por las mañanas y otra chilena por las tardes con las que juega mucho y se ríe todavía más.

El resto de días de momento me encargo yo de la niña. Tarea que parece relajada pero no lo es mucho ahora que gatea, enchufa y desenchufa, chupa todo y desenrolla el rollo de papel higiénico a la que te das la vuelta.

  

Lo que tiene en la boca en estas dos fotos es lo que recibe la señal de cambiar de canal en Netflix… Ahora con sus babas es complicado el tema de hacer zapping…

  

El motivo por el que nos hemos organizado así es básicamente porque las guarderías en este país son todas privadas y valen la friolera de 2.000 USD al mes sin incluir pañales, comida, mudas, etc. Yo de momento sigo estudiando, en noviembre me dicen si puedo sentarme al BAR exam en febrero o julio 2017 y no hemos visto la necesidad de matricularla al cole no teniendo dos ingresos. Así estaremos hasta noviembre o diciembre. Entonces ella empezará la guardería y yo tendré que encerrarme a estudiar 8 horas al día.

Como os decía… me quedan tan lejos las vacaciones que lo que me apetece en este post es explicaros nuestra semana pasada, en la que cumplimos 3 años de casados. ¡Madre mía cómo pasa el tiempo!

  

La semana pasada M no viajó ningún día así que empezamos la celebración el fin de semana anterior al 7 de septiembre con un brunch en “The Dawson”. ¡Delicioso! y que sitio tan ideal decorado, con su terracita para el verano, un público súper chic y un menú corto pero riquísimo. ¡No se puede pedir más! Mi elección fue “Steak and Eggs” y un Bloody Mary.

  

  

  

El sábado por la noche M me hizo su plato estrella: Tartar de salmón con aguacate y nos bebimos entre los dos un litro de Miami Mule, un cocktail que aprendió a hacer en Miami y que le sale bordado. ¡Se bebe como agua! Está hecho de vodka, lima, ginger beer y fresas. Vimos Hanníbal Lecter mientras la gorda dormía.

El día de nuestro aniversario pedimos comida japonesa a casa, aunque no tuvimos tanta suerte con la niña, que se empeñó en estar pululando hasta las 12 am ¡¡¡como si la hubiésemos invitado!!!😉

El viernes siguiente al aniversario también nos quedamos en casa haciendo sesión de cine pero esta vez yo preparé un salmorejo y steak tartar. La verdad es que lo hemos pasado súper con estos planazos tan necesarios cuando tienes niños. Cenas especiales aunque en el salón de casa, películas, brunch y hablar y reírse es tan necesario en pareja como cuidarse y mimarse.

¡Besos!

Esther

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s