Sangre, agujas y yo.

Ahora no recuerdo exactamente si alguna vez os he contado mi reacción ante las agujas o sangre o visitas al médico:  Me mareo, vomito, me pongo nerviosa…junto con una baja tolerancia al dolor…una drama queen en toda regla, vamos.

Y reconozco, que a veces es todo autosugestión y anticipación a un dolor, que a lo mejor, luego no se produce, pero no lo puedo evitar.

No puedo ni ver pelis o series de médicos, ni que aparezca sangre. No, no he visto ni House, ni Anatomía de Grey, ni The Knick. No puedo, es superior a mi.

imageLa semana pasada, le tuvieron que quemar a Leo un granuloma que tiene en el ombligo (nada grave, simplemente es feo) con nosequé de plata. Fueron los peores 3 minutos de la semana. Temblores, sudor frío. De la madre claro, el niño no se enteró de nada.

Por eso, me llamó la atención hace poco que el hospital de Sant Joan de Deu de Barcelona ha puesto en marcha un programa pionero para minimizar la ansiedad de los niños en pequeñas intervenciones. Aquí el link.

Me parece una gran idea que se ayude a sobrellevar situaciones médicas de una manera lo menos traumática posible a los niños. Me encanta el “el kit de no fer mal”.

Me lo pido para Reyes!

Hasta aquí mis dramas con la sangre!

Anna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s