Faltar a una cita importante en el mundo moderno

Somos de una generación en que hemos crecido con todo: una buena educación, un nivel de vida medio-alto muy agradable en el que vivir, la posibilidad de viajar barato y conocer mundo al empezar a trabajar y una sociedad de usar y tirar más que de arreglar lo antiguo. Todo ello nos ha hecho caprichosos, mimados, exquisitos, exigentes, ambiciosos -al menos con mantener lo que hemos tenido- e independientes.

¿Pero qué pasa cuando por una vez no puedes o no es recomendable que hagas algo que quieres hacer con todas tus fuerzas? ¡Pues que lo llevas muy mal! O al menos este es mi caso, que sufro de forma aguda todo lo anterior.

El pasado 29 de agosto de casó Clara, una de mis mejores amigas desde los 11 años. Una chica dulce, comprensiva, cariñosa, muy atenta con sus amigos, incondicional y muy leal. De aquéllas amigas como las hay pocas. Y yo aquí, en USA, habiendo empezado un máster el 12 de agosto y embarazada de casi 6 meses, con billete de ida y vuelta en el fin de semana.

Total que voy a la ginecóloga, le planteo la situación y le sugiero que me firme el permiso para volar. A lo que me contesta que es mi decisión pero que no me recomienda en absoluto volar 24 de 48 horas con boda de por medio. Decidimos muy prudentemente tomarnos un fin de semana para reflexionar y finalmente decidí que Martina debía de ser lo primero, a pesar de todo el dolor de mi corazón.

El que evidentemente no se la perdió fue M, que fue mi corresponsal en España del evento. Y que me hizo participar del día de mi amiga por Skype durante el enlace y a través de fotos y videos en la cena, las entregas y la fiesta. ¡Qué haría yo sin mi maridito!

  

Tengo que deciros que no fue una decisión nada fácil. Pues ha sido la primera vez que he tenido que anteponer a mi bebé a cualquier otra cosa. Y acostumbrada a hacer siempre lo que he querido… -que uno no lo valora hasta que empieza a cuestionarse que lo ha perdido-.

Me pasé unos diez días muy sensible, entre las hormonas, la decisión, que no quería faltar a mi amiga Clara que siempre ha estado ahí y que M se iba a España 15 días quedándome aquí de 6 meses cagada de miedo… ¡cocktail Molotov!

Aún así, estoy en el proceso de recopilación de fotos e info y prometo un post de la boda, que fue preciosa.

¡Besos y buen finde a todos!

Esther

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s