Revisiones médicas… curiosas

Odio las revisiones médicas de ITV. Lo siento pero es que las odio profundamente. Además mi madre es de aquellas que se toman a raja tabla que hay que ir una vez al año al ginecólogo, al oculista, al dentista y a toda la lista de médicos sin fin. Y como soy su hija, pues me tocaba pringar de pequeña y me sigue tocando pringar ahora… ¡para qué negarlo! Por que la verdad que prefiero terminar yendo que aguantar a mi madre dándome la matraquilla…

Pero es que además, mi problema se incrementa… porque he heredado una porquería de dentadura a la que cada año le aparece alguna caries, una mierda de vista con hipermetropia, astismatismo y cataratas congénitas (de nacimiento) y puntuales problemas de salud que me obligan a pasar ciertas ITV extras.

Por ejemplo…. una vez al año, tengo que ir al señor dermatólogo (de 60 años) y dejar que me mire peca a peca y lunar a lunar, desde el dedito meñique hasta el cuero cabelludo. Y me resulta muy incómodo. Primero que es el padre de un niño que iba conmigo al cole, segundo que el hombre tiene ya una edad y tercero que tengo que estar en bolas.

Mi madre siempre me dice… ¡son médicos! ¡Pero es que soy de la opinión que si alguien quiere verme en bolas se lo tiene que currar! ¡jajajajajajaj! ¿De qué voy a enseñarle yo mis bolas a un tío que ni fu ni fa sólo porque ha estudiado y tuve un problema hace 12 años?😉

Pero es que mis experiencias no terminan aquí…

Una vez me rompí la clavícula patinando… así que fui al traumatólogo. Y tenía que ser un traumatólogo profesor de universidad. Me hizo despelotar (salvo las braguitas) y desfilar como una modelo arriba y abajo de la consulta porque al parecer mi caso era súper evidente de no sé qué en las piernas y la espalda por el empeine del pie. ¿Delante de cuánta gente? Pues de él y de diez alumnos, que observaban y tomaban notas… ¡no digo más!

Dibujo-1

Otra tuve un cuadro de estrés por culpa de la carrera, el trabajo, una relación amorosa -desamor- mal administrado… y me dio una afasia. Salía de jugar un partido de pádel con unas amigas y tras la ducha, me olvidé de hablar y de leer. Llegué a casa y mi madre me llevó a urgencias, donde me hicieron mil pruebas y me encargaron otras mil. (Al parecer los temas neurológicos son muy delicados). Pero es que una de las dichosas pruebas era una “prueba de esfuerzo”, que consistió en pedalear en top-less una bicicleta estática, delante de un cardiólogo de 32 años, (yo tenía 26) y el tío sonriéndome y preguntándome por mi vida personal. Si estudiaba, que qué hacía, si hacía deporte…. ¿era necesario?, (no podía hacer lo mismo en bikini?

Debo ser muy puritana con este tipo de cosas pero es que os juro que no las soporto. Y son médicos, pero y qué ¿no tienen pito?

¡Pues eso! Me encantaría poder deleitaros con una foto pero resulta que no me viene bien😉

¡Besos!

Esther

Un pensamiento en “Revisiones médicas… curiosas

  1. Pues yo debo ser muy puritana también, pero lo de hacer una prueba en pelotas en bici no me parece medio normal. También te digo, que que te miren todas las pecas del cuerpo en bragas tampoco creo que sea necesario. Y el tema pecas si no ves que hayan cambiado de aspecto no hace falta ir. Yo creo que ya tienes una edad para hacer lo que creas tú conveniente; si te resulta incómodo ir, no vayas. Así de fácil. Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s