Do you want to build a Snowman?

No sé exactamente ni cómo ni cuándo pasó, pero pasó. En algún momento indefinido decicimos ponerle a Elisa la famosa película Frozen. 

Supongo que pensamos que le entretendría un rato y ya está. Pero no fue así, se enamoró del mundo Frozen, de sus canciones, de los vestidos, de la magia de Elsa y de todo su merchandising.

image

En casa ahora las galletas tienen la cara de Elsa, tenemos un bolso, un libro y una muñeca de Elsa (yo sólo compré las galletas 1 día a modo de recompensa, las otras cosas son de los Reyes Magos).

Para más iniri, los nombres Elisa y Elsa se parecen y el mío es idéntico al de la hermana de Elsa, Anna. Me persiguen. Os podéis imaginar, no?

¿Dónde están mis tardes de cine de autor y series chulas? ¿Volverán?

La verdad es que ya me está cansando el temita. No, no quiero construir un muñeco de nieve, ni congelar todo Arandelle ni cantar Let it go mil veces al día. Tampoco quiero hacer una trenza cada mañana como la de Elsa…

En serio, ¿qué tienen estos dibujos? Sé que no son una novedad, pero todavía colean…¿qué receta mágica han usado?

Des de aquí hago un llamamiento, madres del mundo, ¿cómo hacéis para curar las obsesiones de películas de vuestros hijos? ¿Se pasa en algún momento la etapa Frozen o la siguiente es peor?

En fin, os dejo, tengo que destruir un DvD sin que nadie me vea…

Feliz lunes!

Anna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s