El Invitado: ¿Blind Date?

Cuando te encuentras a punto de cruzar la línea de los 30, todas tus amigas están casadas y/o con hijos, y tú sigues siendo la única que sigue soltera te invade un sentimiento de “¡espabila o te quedas sola!” Entonces viene cuando tus amigas siempre te dicen: es que tienes que estar más abierta a conocer gente, es que a medida que te haces mayor te haces más exigente, bla bla bla… conclusión que al final sacas tú misma -bueno pues vamos a darle una oportunidad a esto de ampliar las relaciones sociales-, y con esto no me refiero a que te vuelvas loca a ser la más sociable del mundo, ya me entendéis…

De repente, así que no sabes muy bien por donde viene el tiro, aquello típico del amigo de un amigo de otro amigo, pues un chico se acaba poniendo en contacto contigo. Primero conversaciones banales por whatsapp, hasta que un día va y te llama (para ser más específicos al cabo de 2 días de haber contactado contigo); y no aún no sabes cómo pero acabas respondiendo a la llamada, y lo más surrealista, que aguantes más de una hora colgada al teléfono hablando con alguien al que ni conoces (más bien habla él y tú escuchas y te partes de risa). A todo esto, una va haciendo sus propias reflexiones: después de cotillear su perfil de Facebook, ver que el chico está muy pero que muy bien y que encima es capaz de tenerte más de una hora al teléfono y que te haga morirte de risa, una piensa -¡¡¡HE TRIUNFADO!!!- Jajajaja que mala puede ser la depresión de los 30.
Hasta ahí la cosa no pinta mal, ¿no? Bueno pues el siguiente paso viene cuando el chico te propone quedar para cenar, y ahí es cuando tú te acuerdas de eso que te dicen tus amigas de que tienes que socializarte más, y acabas aceptando la cita. Si si con 30 años y una cita a ciegas (aunque hoy en día gracias a Facebook ya no es tan a ciegas). Él pone fecha y lugar, y queda en venirte a buscar a casa, así que tú te pones muy mona, pero sin que parezca que te quieres arreglar demasiado (aunque mis amigas dicen que eso de que quería ir mona pero sin ir demasiado arreglada no se lo creen, y qué razón tienen, cómo me conocen). Bueno a todo esto que llega la hora de que te recoja por casa, tú lo esperas en la puerta. Llega el momento incómodo de “hola”, “qué tal?” y que en el fondo , aunque una vaya de valiente por la vida, se está muriendo de vergüenza. Y bueno el chico no defrauda, físicamente tal y como nuestro amigo Facebook había dicho que era. Llega el momento de subirnos al coche para ir a cenar, y vas dirección al coche que hay aparcado justo al lado, hasta que el chico te para y dice -¡¡¡No No!!! ¡¡¡Éste no es!!!, y te señala con el dedo una enooooorme furgoneta. Y a ti no se te ocurre nada mejor que pensar que te está haciendo una broma, y sueltas un -vaaa calla, ¿cuál es?- A lo que él te responde -No es broma. Es que no tengo coche y esta es la furgo del trabajo-. Oh My God! ¡¡¡TIERRA TRÁGAME!!! A ver, primero por la metedura de pata haciendo la broma, y segundo, porque a ver, no es que una vaya de exquisita por el mundo, pero es que cómo se te ocurre ir a una cita a buscar a una chica que no conoces en furgo…. Para eso es mejor decir, no tengo coche y ya está!!! Como podéis ver, esto no empezaba bien.

El trayecto hasta el restaurante no pudo ser más incómodo (tú incómoda pero él parecía que estaba encantado de conocerse). Aquello que busca sitio para aparcar cerca del restaurante (y mientras tú pensado -¡¡¡NO!!! ¡¡¡Déjala bien lejos por favor!!!- y va y suelta la broma pensándose que va a quedar súper guay -lo bueno es que podemos aparcar en carga y descarga!- Y tú ya no sabes ni dónde meterte, pero piensas -no seas tan exquisita, el chico no está mal, no te pongas tan a la defensiva, más que nada que aún tienes que estar con él toda la cena…-

Llegaís al restaurante, que por cierto tú has recomendado (porque a ti te parece que se come súper bien, eso si no es barato pero tampoco ninguna ruina,). Y a él no se le ocurre otra cosa que repetir durante tooodddaaa la cena lo caro que era, y que en otros sitios comes lo mismo y más barato (bueno bueno eso hay que verlo…) ¡¡¡Viva la caballerosidad y las normas básicas de comportamiento!!! A ver, ¿dónde ha quedado la norma de que con la gente que no conoces no se habla ni de Dinero, ni Política ni Religión? Pues nada, el chico, que de todo sabe y todo entiende, hizo un extenso repaso a estas 3 materias de las que no hay que hablar en una cita, y venga otra vez a remarcar lo cara que era la cena. Y tú sin parar de darle vueltas a la cabeza -¡¡¡quién me manda a mí meterme en estos líos!!!-

la foto-16
Bueno por fin acabamos de cenar y propone ir a tomar una copa, pero como tú habías bebido más vino del que estás acostumbrada a tomar (más que nada para que la velada se hiciera más llevadera) decides tomarte un agua (y respuesta típica de chico: ¿Agua? ¡¡¡Qué sosa!!! ¿¿¿Sosa??? ¡¡¡Si lo que tendría que hacer es tirarte el agua encima para que dejes de hablar!!!). Y mientras él se toma su copa y tú el agüita, no sabes cómo pero pasa… Sí sí va y te planta un beso. Y pensaréis: ¿al menos el beso estuvo bien? ¡¡¡Pues tampoco!!! Aquello ya no había quien lo salvase… 

Al final consigues que te lleve a casa (porque cómo podéis imaginar él quería seguir de copas y a ver si así pillaba más besitos). En fin, al llegar a casa vuelve a plantarte otro beso, y que no, que eso no era un beso de los que a una le gustan, de los que te hacen poner los pelos de punta y notas mariposas en el estómago… ¡¡¡No, definitivamente no!!! Aquello estaba sentenciado.

Analizado desde la distancia hay que decir en su favor que el chico era guapo, muy majo, muy agradable, pero no bastaba, no era suficiente no había química. Una ya sabe qué es lo que quiere y lo que no y ante la falta de conexión es mejor decir elegantemente bye bye Baby, y por tu propio bien, la próxima vez piénsate muy mucho eso de querer ser atrevida y volver a tener una Blind Date.

G.O

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s