Baby, it’s cold outside

Cuando llegué a Chicago alguien me dijo “Odiarás esta ciudad en invierno tanto como la amas en verano”… y hoy creo que al fin estoy preparada para tener al menos una opinión al respecto.

IMG_2270

Como a menudo voy leyendo las noticias españolas, sé que ya estáis enteradísimos de la ola de frío que pasó hace días por NYC y Boston. Pero estos días somos nosotros los que estamos sufriendo el fresquete.

IMG_2290

Lo comentaba ayer en una cena que tuvimos con unos catalanes que están viviendo en Indiana (a unas tres horas de Chicago, viven en un pueblo y se dedican a enseñar español en un High School), parece mentira pero allí donde está tu trabajo, tu casa, tu marido… allí está tu hogar.

Ya sabéis que estas Navidades estuvimos por Barcelona. ¿Os podéis creer que en tan sólo 5 meses me sentía extraña allí? Y es que no tengo más que a mis padres y a un puñado de amigos… pero en verdad mi casa esta aquí, y ahora mi vida también.

IMG_2298

No odio Chicago ni aun con metro y medio de nieve en las calles, ni a menos 20 grados centígrados, ni aún con el viento que hace siempre. Ni aunque hacer la compra en el supermercado, sin coche, y teniendo que cargar las bolsas sea una aventura increíble. Me he enamorado de esta ciudad, ¡y no sólo eso!… ¡ahora me gusta el frío!

Evidentemente y viviendo en un clima de frío uno no puede hacer la misma vida que en un sitio como Barcelona. No se puede terracear, no puedes salir a cenar sin tener una reserva en un restaurante (si no tienes mesa, con la nieve, es un lío ir de restaurante en restaurante), no puedes hacer muchas cosas caminando, no puedes ir mona (nada de medias y falda, nada de zapatos y menos de tacón). Pero por contra las casas son mucho más confortables y acogedoras, todo el mundo te invita a sus casas, el taxi es baratísimo, y hay mil opciones de ocio indoor.

IMG_2569

IMG_2587

Llevamos ya medio año y la experiencia de vivir aquí requetepositiva. Es verdad que los principios son duros, pero habiendo encontrado ya una dinámica para el día a día, cierta rutina, lazos con gente e ilusiones nuevas… somos muy felices aquí.

En fin, os dejo algunas fotos del río helado, del Lago Michigan congelado y mi aventura al supermercado -aunque no lo parezca, ese muñecote que os saluda ¡soy yo!-. María el otro día os contaba sus aventuras haciendo la compra con un bebé. No quiero ni imaginarme lo que implica hacer la compra con un bebé, aquí y en enero. Quizás por eso nunca hay bebés en el súper…

¡Cuidaros!

Esther

P.D. ¿A que es precioso? 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s