Indignadas

Buenos días,

Este post no es el que tenía pensado para hoy y me sabe mal despedir la semana con este mal rollo pero el tema merece ser tratado y denunciado en público.

El martes saltaba el “escándalo” en Instragram, a una mamá con un perfil de IG precioso alguien le había cogido varias fotos de sus hijos creando un perfil falso en el que hacía pasar como suyas dichas fotografías. Aprovechando lo bueno de las redes sociales en seguida la gente se movilizó denunciando al perfil falso para conseguir el cierre inmediato del mismo. Al menos de un acto horrible nace otro admirable, el apoyo entre personas desconocidas, la fuerza de un grupo de personas con sentido común que se unen para que no quede  impune un hecho despreciable aún y sin conocerse.

Esto reabre el debate sobre el peligro de compartir fotos en una red social y sobretodo de menores, normalmente hijos, a los que de forma inocente ponemos en el punto de mira. Se que existe la posibilidad de evidentemente no publicar nada y menos fotos de niños o de privatizar el perfil, sin embargo me revienta no poder tener un perfil publico, no poder hacer y publicar lo que realmente uno quiere porque hay gente que no tiene respecto por los demás actuando sin ningún tipo de sensatez. Solo me cabe pensar que se trata de personas enfermas, con algún problema susceptible de diagnóstico médico porque sino no me entra en la cabeza.

El límite entre la libertad de uno a exponer y exponerse es y debe primar siempre sobre el hecho de que otro pueda apoderarse de dichas fotografías o de suplantar la identidad de alguien como ha ocurrido en este caso. Con conocimientos suficientes en materia desde un punto de vista legal creo firmemente que los derechos sobre dichas fotografías pertenecen a su legítimo titular quien puede hacer con ellas lo que considere oportuno, sin tener que tolerar por el mero hecho de hacerlas públicas, actos como estos. Nadie puede aprovecharse de los derechos de otro y menos faltar a la verdad.

Creo que concienciar a la sociedad en privatizar perfiles, en cerrar cuentas preciosas e inspiradoras de familias ejemplares es ir un paso atrás. Lo que debemos hacer es luchar para que conductas como las del otro día en Instagram sean denunciadas y penadas y que quien lo haga no desaparezca tal y como ha aparecido. Es difícil, lo sé, porque se pueden crear diez mil perfiles falsos, pero debemos luchar por ello.

Y por último y a todas aquella personas que también he tenido la oportunidad de leer estos días con todo este revuelo y que dicen que esto es culpa de quien publica fotos de sus hijos, familiares o niños, es evidente que ningún padre ni ninguna madre desea ningún mal a su hijo y aquí el problema lo tiene quien hace un uso indebido de estas fotos no de quien las publica, faltaría más.

Insisto, actos como estos limitan la libertad de las personas que es lo último que se debería perder. Desde aquí mucho ánimo. Las Little Guilty nos mostramos totalmente en contra de actos de este tipo, estamos indignadas.

Un abrazo.

Maria

Un pensamiento en “Indignadas

  1. Estic d’acord en tot. Molta gent hauria d’utilitzar una de les premises que jo faig servir en qualsevol aspecte de la meva vida: no facis als altres el que no voldries que et fessin a tu. Bon cap de setmana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s