Unos días en un lugar de “Los Hamptons”

Si como yo en su momento seguisteis la serie Gossip Girl, el que os hable aquí de Los Hamptons no os resultará desconocido. Pero para los que no veíais la serie, sabed que vendría a ser la zona costera más cercana a Nueva York en la que la gente más adinerada y/o famosa de la gran manzana tiene su residencia de verano y de los fines de semana.

20140908-221044.jpg

Los Hamptons son un conjunto de pueblecitos pequeños, con mucho encanto “villages”, que configuran una zona elitista de veraneo. Tiene su puerto de yates, en el que puedes ver el yate del Sr. Forbes -por ejemplo-, con su club náutico, etc… campos de golf… pero que quedan francamente lejos de los clubes náuticos/de golf españoles en los que la clase media-alta es el principal público que accede.

20140908-220840.jpg

Se trata de gente millonaria de verdad. El Sr. Calvin Klein tiene casa en Los Hamptons, Jerry Seinfeld (un cómico famosísimo en USA), Gwyneth Paltrow & Chris Martin, Sean Combs (aka Puff Diddy), Matthew Broderick & Sarah Jessica Parker, Martha Stewart, Steven Spielberg, Paul McCartney, Renee Zellweger y otros empresarios multimillonarios conocidos por sus exitosos negocios.

Junto con toda esta élite, que suelen tener casas con terrenos enormes, playa privada, arboledas inmensas… conviven ciervos asilvestrados que se mueven por la zona en libertad y también gente de mucho dinero pero que vienen siendo familias más normales -eso sí, del Upper East Side de Manhattan-. Vendrían a ser familias de la clase alta americana.

En una de aquellas casas mi marido y yo yuvimos el placer de ser invitados a pasar 4 días de vacaciones este verano. Debo deciros que no me extraña nada que la zona esté tan cotizada. Los paisajes son preciosos, las puestas de sol alucinantes y es muy tranquilo y familiar. Mucha gente allí se conoce. Y yo que sólo lo conocía de Gossip Girl me sentía cual Serena Van der Woodsen y Chuck Bass en la serie…

20140908-220939.jpg

20140908-221110.jpg

Por poner algunos ejemplos pasamos un día en un club privado en la playa en la que estaban prohibidos móviles por razones obvias, disfrutamos de la famosa Lobster en el “Sunset Beach”, nos comimos el helado más rico y calórico del mundo incluyendo el “topping”, degustamos Dougnuts caseros en East Hampton, cenamos en un restaurante surfero-pijo de Montauk, “The Surf Lodge” -donde dicho sea de paso… van unas cuantas pelandruscas a “pescar” novio millonario- y salimos al archiconocido club de la zona “Stephen Talkhouse”. (También fui devorada por la friolera de 37 mosquitos principalmente en las piernas, -experiencia que no me gustó tanto-).

20140908-220912.jpg

Fueron cuatro días maravillosos, idílicos, preciosos y ultra-mega caros. Que sepáis que es CARÍSIMO para gente con ingresos normales -y sin ingresos ya ni te cuento-. Nosotros por suerte estuvimos de invitados -NO HOTEL-, pero no os exagero si os digo que para comer y cenar fuera cada día hay que ir con un buen presupuesto! Y es lo que tiene! No me extraña que cobren lo que cobran! Sobre todo si la gente lo paga!

Besos desde un lugar de Los Hamptons!

Esther

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s