Somos lo que comemos

Mis suegros tienen un terreno en el campo, cerca de donde viven… y han aprovechado el tiempo que les da la jubilación para tener un huerto y árboles frutales.

Gracias a esta afición todos comemos bien en la familia… pues cada vez que les hacemos una visita, nos regalan lo que yo he bautizado como “el cesto ecológico”. Es muy chulo porqué nunca hay lo mismo… unas veces patatas, cebollas, tomates y cerezas… otras ciruelas, melocotones, calabacines y lechuga… y todo está ¡súuuuper rico! ¡Nada que ver el sabor de un tomate del supermercado con el sabor de los tomates del huerto de mis suegros!

También son un poco exagerados… y nos preparan tal cantidad que siempre le llevo cosas a mi madre y a mi abuela, -que viven ambas en el mismo edificio-, y así todos comemos mejor.

Mis suegros, además, tienen gallinas… y también nos dan huevos frescos todas las semanas. ¡No sabéis cómo queda la tortilla! ¡Nada que ver!

20140728-095405.jpg

Así que nada… ¡ya véis! Os lo súper-recomiendo, si tenéis acceso, a comer productos naturales/ecológicos del huerto que lo hagáis… no tengo mucha idea de las propiedades ni las diferencias de estos productos en relación con los del supermercado… pero ya sólo por el sabor ¡merece muchísimo la pena!

¡Voy a echar muchísimo de menos tener esta comida en Chicago!😦 Con lo malacostumbrada que me tienen…

Esther

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s