Medio-antojos

Buenos días a todos! Por fin viernes y para unos con un finde largo por delante!

Os cuento, durante el embarazo no se puede decir que haya tenido ningun antojo. Es decir, no ha habido una cosa que no pudiera dejar de comer ni nunca he tenido ni han tenido que salir a las 4 de la madrugada a por un donut, un helado o una bandeja de gambas. La verdad que no sé si estos de los antojos es cierto o no y si realmente las ganas son tales que no puedes controlarte, porque la verdad que a mi no me ha pasado y eso que casi me ha pasado de todo.

Personalmente he tenido la suerte de poder comer de todo, no me han prohibido nada de nada. Esto se debe en primer lugar a que mi médico es súper tranquilo y se preocupa solamente por lo que realmente es importante, cosa que agradezco muchísimo porque la sensación de tranquilidad durante todo este periodo es básico y en segundo lugar porque curiosamente, odiando a los gatos y sin ser súper fan de la carne o los embutidos más bien al contrario, había pasado la famosa toxoplasmosis, con lo cual… La verdad que no me hubiera supuesto un gran esfuerzo tener que pasar de la carne o el jamón, pero nada que si nunca me ha apetecido también he podido comer.

Lo único que he tenido entre ceja y ceja desde el principio han sido los mojitos y los churros! Como en muchos hospitales, justo en frente del que voy yo hay una churrería y veía los churros cada vez que tenía visita al médico, por eso de cuidar un poco la linea no me los compraba y el día que finalmente me decidí dar un capricho me había engordado tanto aquel mes que me prohibí los churros.  Por fin el otro día y estando ya en la recta final decidí darme el capricho, más que nada por aquello de que el niño no salga con una manchita (otra historia de estas que se oyen) y me compre unos poquitos! El mojito también ya me lo he tomado, sin alcohol eso sí! Aunque debo reconocer que me sento fatal y tal y como entro salió, pero bueno yo ya me lo he tomado.

la foto

Ahora, ambas cosas, los churros y los mojitos me siguen apeteciendo un montón pero no con unas ganas incontrolables, sino sencillamente me los timaría a todas horas, pero que si no puede ser tampoco pasa nada, por eso digo que no creo que sean antojos en toda regla, sino una cosa curiosa más de este “estado vital” tan indescriptible.

Un abrazo, nos vemos/leemos la semana que viene.

Maria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s