300 jamones, Almería y más

¡Ya estamos de vuelta de las vacaciones! ¡Qué ganas! De retomar pilates, la ofi, las comidas de miércoles con las Little Guilty… me gusta tanto mi día a día… quizás porqué sé que pronto va a cambiar todo tanto que sólo de pensarlo ya me entra la nostalgia

Pero bueno, cambio de tema porque a pesar de que ya está todo mucho más definido después de estas vacaciones… todavía no está todo decidido. ¡Os prometo revelaros los detalles tan pronto pueda! ¡No me olvido de vosotros!

Hoy además estamos de celebración: ¡es nuestro post 300! ¡300 relatos publicados no están nada mal! ¿No os parece? ¡Y casi 40.000 visitas al blog! Gracias!!!!!!🙂

Estas vacaciones han sido maravillosas. ¡¡Vengo totalmente renovada y con mil ganas!! He estado taaaan bien en el sur… La mayoría de los días estuve en Almería. Mi marido no cogió vacaciones así que viernes, lunes, martes y miércoles fueron un poco más sosetes. ¡Pero el resto ha sido increíble! Fuimos a ver 8 apellidos vascos, que es la risa y se la recomiendo a todo el que dude de ir a verla o no. Además es cine español, que hay que darle un empujón a todo lo de casa…

También fuimos a cenar a un restaurante italiano muy rico, en el que había un pianista tocando en directo las canciones que le pedías en un cestito.

20140421-132011.jpgFuimos a la playa y a pasear por el paseo… y ¡dos días a Granada con unos amigos de mi marido! Allí comimos y bebimos como si no hubiera un mañana y fuimos a las procesiones de “El Cristo de los Gitanos” que sube al Sacromonte y a la “del Silencio” que es muy impactante porqué apagan todas las luces de la ciudad -incluso la Alhambra- y todo el mundo se calla mientras pasan los penitentes, con cirios y velas. Es realmente precioso. Ponen la piel de gallina las dos. La primera porque cuando pasa el Cristo o la virgen, de noche, hay gitanos que cantan mientras todo el mundo está en silencio. Con un desgarro y un sentimiento intenso. La segunda porque además, las familias van enteras a esta procesión, y los peques no entienden muy bien porqué todo oscurece de repente. Y con todo apagado y en silencio. Sólo se oyen lloros de niños. Y velas pasar… es muy bestia. Si tenéis ocasión os recomiendo vivir algún año la Semana Santa en Granada. Fue mi primera vez y me fascinó.

Y para culminar las vacaciones fuimos a La Alpujarra granadina, a Trevelez, el pueblo más alto de la Península, famoso por sus secaderos de jamón ibérico, donde visitamos uno, nos enseñaron todo el proceso de secado del jamón y compramos uno. Aquí os dejo mi foto tras la compra del jamón elegido.

20140421-131923.jpg

Espero que hayáis descansado mucho y estar 300 posts más con vosotros -por lo menos!-. El viernes os explicaré todo lo que aprendí en Trevelez que es súper interesante y os enseñaré paso a paso el proceso de secado de un jamón.

Mañana Sant Jordi!!! Mi día favorito del año!! Será mi marido capaz de hacerme llegar una rosa a 800 km de distancia?😉 mmm… veremos! jajajaja!

Esther

2 pensamientos en “300 jamones, Almería y más

  1. Josep, t’ha quedat clar lo de la rosa no??? Jeje!!! Jo estuve una semana santa en Jaen y Granada y tiene razón Esther, el silencio, la gente… Es muy muy recomendable. Hasta mañana!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s