YOLO

Se avecinan cambios en el universo Little Guilty Things, cambios que van más allá de que yo explote o de que Elisa empiece el colegio o Esther monte su propio taller de collares baberos (aún sigo alucinando de cómo le ha quedado, permitidme que dude de que lo haya hecho ella, jeje, es broma Esther! Me ha encantado de verdad me parece una pasada, y tengo muchas ganas de ver el look entero).

Pues bien, hay veces que la vida te depara cambios, a veces buenos, otros no tan buenos, a veces deseados, a veces no tanto, pero que estoy convencida que siempre, y aunque sea pasado los años, habrán servido para algo. Se prevé que esto va a ser un post de aquellos reflexivos, ¿no?

Bueno pues a mí los cambios a priori y así de sopetón no sé si me acaban de gustar, ¿será que estoy muy bien como estoy, o que no soy mucho de arriesgar? Por eso y porque soy muy consciente de que uno no sabe que le tiene preparado la vida ni para el mes siguiente, por eso soy bastante de vivir al día, dar gracias y valorar lo que tengo, siendo una persona en este sentido bastante práctica. Como dice mi padre, todo, menos la muerte y de eso, por desgracia, no te enteras, tiene solución, con lo cual a lo que venga, “valor y al toro”.

No vivo obsesionada con el mañana, porque un día pasado es un día que ya no vuelve, por eso aún y ser una persona con bastante carácter, consciente de que incluso a quien no me conoce puedo llegarle a caerle mal, los enfados no suelen durarme mucho. Tampoco soy de las que no se puede ir a dormir enfadada, al contrario, mejor nos vamos a dormir que mañana será otro día.

Esto como todo, son actitudes con la que uno decide tomarse las cosas y en general la vida, lamentándose de lo que podía haber hecho y no hizo, mirando siempre para atrás y perdiendo más tiempo en buscar a una explicación a algo que puede ser que no la tenga, o por el contrario, mirando para delante, pensando que aún le queda tiempo para hacer aquello que tanto desea, disfrutando de lo que tiene, y no de lo que podría tener y disfrutando de cada segundo, porque otra cosa no, pero creedme que hoy estamos pero mañana a lo mejor no.

la foto-2

Y con esto, que a algunos les puede parecer triste, pero que de bien seguro que otros habrán sabido entender y con el trozo de una entrevista que justo acabo de leer en ELLE a Marcia Kilgore, me despido hasta la semana que viene.

* YOLO: You only live once. Este es el nuevo vocablo optimista por excelencia. Adiós al Keep Calm, que la vida son dos días.

Un beso.

Maria

Un pensamiento en “YOLO

  1. Si Maria, la vida son dos dias y es mejor vivirlos como a cada uno le guste mas, pero disfrutando de cada momento. Busca a cada dia de tu vida un sentido para pensar que no has perdido el tiempo. Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s