¿Tenemos un hijo?

Dejar de tomar precauciones para tener un hijo no parece tarea fácil. De hecho empiezo a creer que tiene que tener un punto de ganas y otro de inconsciencia, o de dejarse llevar.

Pertenecemos a una generación cómoda. Chicos y chicas, al margen del contexto de crisis económica, tenemos ingresos y somos más o menos independientes. Hemos crecido con todo gracias a nuestros padres y la mayoría de nosotros hemos recibido una educación que ha incluido la posibilidad de ir a la Universidad y, consecuentemente, de tener una “carrera profesional”. Una carrera dentro de la vida de la empresa, de abajo hacia arriba. Y éste, aunque bajo mi punto de vista no debería de serlo, es algo que sí o sí debes plantearte antes de tener un niño. De hecho provoca que muchas mujeres pospongan ese momento, o lo dejen de lado durante nuestros años más fértiles.

Pero tampoco es el único motivo. Nuestro ritmo de vida es elevado. Me refiero, aun con pocos ingresos, salimos a cenar, vamos de copas, viajamos, vamos a esquiar y nos compramos ropa mensualmente o nuevas tecnologías, por poner algunos ejemplos. Y mi pregunta es ¿debemos elegir a la hora de tener un hijo entre todo esto o el niño? Lo que es evidente es que un niño necesita mucho amor, estabilidad, cariño y algo de dinero. Con lo que supone muchos cambios. Probablemente muchos de ellos ya los vivieron en su momento nuestros padres, pero aún así y desde luego, ello no me facilita tal decisión.

Otro punto es la pareja. ¿Estará preparada para el niño? ¿Sabremos gestionarlo? Lo sé, quizás me hago demasiadas preguntas. Quizás debería probar un día a ver qué pasa, pero me impresiona. MUCHO. ¿Sería una buena madre? ¿Podría cuidar, guiar y saber educar a mi hijo como él necesitaría? ¿Podré ser capaz de estar siempre ahí, viendo como crece, sin entrometerme ni intentar presionarle y dejándole aprender solo cuando así lo necesite? Imagino que la respuesta a todas las dudas es: nadie nació aprendido, es todo cuestión de instinto y lo importante es el día a día.

Desde luego no se me ocurre nada más milagroso que gestar una vida, ni nada más íntimo y personal que compartir con tu pareja.

Yo de momento seguiré pensándomelo. Y seguiré viendo crecer cada más la barriguita de María, que cada día está más grande y redondita. O a Elisa, que cada día nos muestra más cuál es su personalidad. Y quizás un día me anime… y aporte a este pequeño gran club LittleGuilty a otro pequeñín.

20140204-231814.jpg

¡Muchos besos y feliz semana! Por cierto, señores de Oreo, tomaré el eslogan de sus galletas formato máquina expendedora de oficina como un buen consejo en relación al asunto: “Abre, chupa y moja”. Aunque añadiría -sin precauciones-. Lo demás probablemente venga solo… 😉

Esther

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s