Un manitas en cada casa

No me gusta criticar, pero hoy voy a rajar de lo lindo. Sin perjuicio de que soy extremadamente torpe, voy a meterme con los pseudomanitas.

Antes de todo, no quiero que me malinterpreteis, no creo en la existencia de  rols masculinos y rols femeninos. Creo que depende más de cada individuo y de sus capacidades intrínsecas, así que pseudomanitas podemos serlo todos, chicos y chicas.

No obstante hay que admitir que históricamente, el rol de arreglar cosas ha recaído, justa o injustamente sobre los hombres así que me centraré en ellos y sus técnicas.

Es inevitable que el aprendiz de manitas piense a priori que es muy fácil arreglar lo que pretende. Desoye las voces de los seres queridos que le aconsejan “no prefieres llamar un lampista?”, “no te harás daño con esa escalera y el martillo?“, “estás seguro que sabrás montar este mueble?”. Y los seres queridos siempre tienen razón.

Una vez el individuo en cuestión se propone, por ejemplo, colgar un perchero, lo primero que hace es comprarse una gran cantidad de herramientas y utensilios. Después lee en diagonal las instrucciones y se da cuenta ipso facto que están equivocadas y que no se les puede hacer caso.

Por ejemplo...

Por ejemplo…

Una cosa no se puede negar, el individuo le pone empeño pero…las herramientas NUNCA son las correctas y las instrucciones están mal, SIEMPRE! Por eso le cuesta taaaanto tiempo y esfuerzo colgar, por ejemplo un perchero.

Otra norma del pseudomanitas es “no hace falta hacer cálculos precisos para hacer agujeros en la pared”. Normalmente esos agujeros que ha hecho de forma intuitiva luego nunca sirven para nada, bueno si, para destrozar la pared. Que a su vez se traduce en más curro, ya que esos agujeros tendrán que taparse y pintarse.

Normalmente, después de muchas palabrotas e insultos dirigidos al redactor de las instrucciones, al fabricante del perchero, al enyesador de las paredes del piso, al vendedor de las herramientas y al comprador del perchero, parece que ha conseguido colgar el perchero.

El manitas está cansado pero orgulloso. Al menos hasta que aparece alguien con un poco de vista crítica y le dice “ el perchero está torcido“.

Entonces, vuelve a empezar la rutina, hasta que, después de varios intentos, lo consigue.

Por ejemplo

Por ejemplo

Me equivoco mucho? Con esto no estoy diciendo que yo lo haría mejor, seguramante solicitaría ayuda de un profesional, pero el manitas cuando se pone se pone, aunque inconscientemente.

No es por desvelar secretos, pero vosotras también tenéis el piso lleno de agujeros inútiles y cortinas torcidas? En mi casa podéis encontrar todo tipo de cremas faciales y pelis underground, pero manualidades y bricolaje bien hecho…vaya manitas tenemos los dos!

Quiero oir vuestros comentarios!

Sed felices!

Anna

Anuncios

Un pensamiento en “Un manitas en cada casa

  1. Pingback: Mala gente |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s