Chuches forever and ever

Hola a tod@s,

Después de las tapillas y el trauma – chandal de ayer de Esther, hoy yo quiero hablaros de las chuches.

A mí las chuches me encantan, eso sí, tiene que ser, en general, de las que no llevan azúcar por encima. Es decir, las lenguas, los ladrillos, las llaves picantes, etc todo esto no me gusta (a excepción de este estado en el que estoy ahora que en lugar de dejarme de gustar cosas que antes no hubiera comido porque no me decían nada, ahora resulta que me gustan y bastante, tal es el caso del jamón ibérico, la sopa y algunas chuches con azúcar por encima. Qué pena la mía que nunca, nunca pierdo el hambre, aquello que a la gente se le quita el apetito cuando está enferma, a mí jamás, y además pocas veces estoy mala con lo cual… y tampoco ahora, que a la gente le da por detestar algunos alimentos, pues no, yo no, yo solo sumo…).

Por tanto y por descarte, si las chuches con azúcar por encima no me gustan, las que me gustan son las chuches tipo plástico, dedos, fresas, cerebrillos, dentaduras, monedas, moras… Sabéis que tipo os digo, ¿verdad? Estas me encantan, si no me dijera a mí misma que no, comería cada día.

la foto-10

Esto de cara al futuro lo veo un poco problema, porque claro, no son los padres los que dicen que NO a sus hijos cuando estos piden chuches a todas horas, ¿qué voy a hacer yo, si soy yo la primera que voy a entrar a una tienda de chuches? Deberé establecer un día a la semana como me dijo que hacía una compañera del despacho con sus hijas, ¿puedo comprarme yo y a ellos no? sencillamente porque yo soy la madre y soy más mayor, (feo), ¿puedo dejar que coman tantas como quieran? Es que claro si les digo que no, esto quiere decir que yo tampoco me podré comprar, ¿no?… uff… ¿complicado o no?

Se que cuando uno va a ser padre se preocupa por otras cosas más trascedentales, tipo lactancia materna o no, co-sleeping o no, colegio publico o privado, inglés o chino y  seguramente ni se plantean que harán con las chuches, pero mirad a mi me ha dado por aquí y como os tengo confianza pues os lo cuento, si alguien quiere darme su opinión al respecto estaré encantada.

Para acabar hoy una breve queja: lo que ya no me gusta de la chuches es que van a peso, a mí me gustaba antes cuando te contaban pieza por pieza y le podías decir al señor o señora de la tienda, “perdone, ¿cuánto llevo? 45 céntimos niña, vale perfecto, pues me cojo otra moneda que vale 5 céntimos, o al revés, llevas 60 céntimos, a bueno, ¿pues me quita cosas hasta llegué a 50 céntimos que es lo que tengo?” Qué tiempos aquellos, ahora pones cuatro cosas en una bolsa te la pesan y sin ninguna gracia te dicen, 2,50 Euros. Comprar chuches ya no es lo mismo pero claro, cuando una cosa te gusta, que vas a hacer, adaptarte, muy a tu pesar, a los cambios.

Nos vemos el viernes.

Maria

Anuncios

2 pensamientos en “Chuches forever and ever

  1. Maria no em puc creure que t’agradin tant les xuxes com per fer un post i a més, dels llargs!!!!! Bé, a mi també m’agraden, pero em sembla que no tant. Tu has fet una bona descripció del mostrari de xuxes. Ara ja sé que hi ha “cerebrillos, dentaduras, moras, ladrillos,etc”. Que tingueu un bon dia.

    Me gusta

  2. jajajaa a mi me pasa igual Maria es muy dificil decir que no por eso cuando compro chuches a mis peques yo elijo las mias tambien asi no hay pelea (a mi me encanta el regaliz sucando con pica-pica, las nubes, las fresas de azucar, las dentaduras) jeje y casi todas..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s