El curioso caso del bolso que vibra

Después de escribir el curioso caso del pie que crece, he creído necesario contaros otro caso absurdo que me ocurre a menudo.

No va de vibradores, ¡tranquilos! Os anticipo en primicia mundial que este tema lo abordaremos Esther y yo en unos días, escribiremos otro post a cuatro manos.

La verdad es que estoy bastante enganchada al móvil, lo reconozco y no es ningún secreto. Somos íntimos amigos, necesito mirarlo, desbloquearlo, abrir apps sin parar para no perderme nada (ni que tuviera cosas tan importantes que hacer) y otras tantas tonterías. Además mi iphone, es muy atento, cada vez que recibo algún e-mail, whatsapp o lo que sea, me avisa. Y yo tengo que mirarlo, no puedo resistirme. Es un vicio como otro que me supera.

Vale, no me avisa cantando, o vibra o suena un tono vulgaris predeterminado del teléfono y no me obliga a mirarlo al instante, pero las nuevas tecnologías es lo que tienen, un mensaje que tiene 5 minutos, ya es viejo y si se te acumula con otros, pierdes el hilo fácilmente.

El tema es que en el trabajo, siempre lo tengo en modo vibrador, porque está prohibido tenerlo con sonido y porque paso que la “compañera” que tengo delante me pegue un soplido si suena y luego casi nunca me acuerdo de subir el volumen. Así que siempre, está en modo vibrador.

Aquí el misterio. Si tengo el móvil en la mesa, porque siempre me parece que vibra el bolso? Curioso, no?.

No solo me pasa en el curro, no os creáis. A veces, andando por la calle enviando mensajes, pienso: ay me vibra el bolso, a lo mejor tengo un mensaje y a veces, llego a mirarlo! Error lo tienes en la mano.

image

Me estarán atontando las nuevas tecnologías o es que las vibraciones se quedan incrustadas en las paredes del bolso? Vale, ya se la respuesta, me estoy atontando pero solo yo? Es una situación muy absurda, lo sé, y demuestra una falta de concentración y un nivel de enganche rozando el idiotismo, pero dudo que esta ofuscación con las vibraciones me pase solo a mi. Al menos os habrá pasado estar en grupo, oir un mensaje o vibración de móvil y decir: es el tuyo? El mío? Espera que miro…Os he pillado?

La verdad es que, todo el mundo saca el móvil a la primera de cambio, para lo que sea, mirar el tiempo, enseñar una foto, grabar un video, actualizar instagram o el seguimiento de su blog (ehem) y pocas veces para cosas útiles. Es un poco como en las pelis del Oeste, que los pistoleros iban al Saloon y desenfundaban el arma a la misma de cambio. Igualito pero modernizado, ahora son iphones y lounges en vez de pistolas y escopetas. Al final, cuando alguien te llama dices : “es igual, ya lo llamo yo más tarde…”. Me parece que no soy la única enganchada a las nuevas tecnologías ni a los smartphones vibrantes, pero… a lo mejor si que soy la única que siente el móvil dentro del bolso cuando no está.

En fin, hasta aquí mi paranoia con el bolso que vibra, compartiéndola, todavía lo veo más absurdo, pero reconozco que necesito saber si soy a la única a la que le pasa! Ya se sabe, mal de muchos…

Ánimos, que esta semana es cortita! Sed felices!

Anna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s