Buscar trabajo e ir a un bar a ligar/ser ligado = hermanos gemelos

gin tonic fresas citricosSé que podría parecer algo estúpido pero, en nuestra profesión, el uso del sentido común te da la respuesta en casi todos los supuestos. La aplicación del derecho al caso concreto no deja de ser otra que la aplicación de lo que debería ser lo sensato. De este modo, terminas haciendo analogías entre unas y otras situaciones que aparentemente nada tenían que ver entre sí y, que al final, están plagadas de puntos en común. Hoy me gustaría hablaros de buscar trabajo y ligar/ser ligado en un bar.

Tanto en una como otra situación, lo principal es que tu candidatura destaque de entre las demás: (i) en el caso de buscar trabajo, sólo hay un puesto de trabajo, y muchos candidatos, lo mismo, mismito que pasa (ii) en un bar cuando vas a ligar o estás receptivo a ser ligado.

En los tiempos que corren, y tras la crisis que acecha al ámbito laboral, es indudable que hay demasiados candidatos para un solo puesto, lo mismo que pasa a nivel sentimental, pues estaréis de acuerdo conmigo en que actualmente la gente se separa/divorcia mucho más que hace 15/20 años -gente, todo ella, que sigue “ofreciéndose” de forma esporádica o habitual. Tanto a nivel búsqueda de trabajo, como a nivel búsqueda de pareja y, a menudo, sobretodo en el ámbito laboral, más a menudo de lo que debería ser, se contratan personas que están más preparadas de lo que se requiere realmente para ese puesto de trabajo. Lo que bajo mi punto de vista es un error y no es provechoso, porqué implica necesariamente que cuando esa persona lleve, no tanto tiempo en la empresa, se sentirá infravalorada y seguirá buscando un trabajo que se adecúe más a lo que ésta  puede ofrecer.

Lo mismo pasa cuando un pibón de tía, por H o por B, acaba con un feo; o un gracioso con una sosa, que a finde cuentas vendría a ser lo mismo. ¡Problemática clarísima! ¿Lo véis? A la larga ambos acaban buscando a un guapo o a una salá, respectivamente porqué sentirán que ofrecen más de lo que reciben en éste ámbito y, sin darse cuenta, seguirán buscando.

Ambas cosas son una cuestión de seducción… y con la cantidad de gente guapa, dulce, interesante y atractiva que hay por ahí hay que saber explotar las virtudes de uno y maquillar los defectos. Por ejemplo, yo con mi tipín serrano, no me podré una mini falda del largo de un cinturón, para ir al bar de turno, sinó que intentaré tener una conversación y hacerle cuatro gracias para que el chaval se ría un poquillo… (es que se ve cada cosa… que dan ganas de echar a correr…)

Lo mismo ocurre con la cantidad de gente preparada con dos carreras, másters e idiomas que hay buscando trabajo, y dónde resultar el mejor perfil no es tarea fácil; por ello yo sugiero… tachaaaan: ¡SEDUCIR! Eso sí, estoy de acuerdo en que tu CV debe ser suficientemente bueno en primera ronda para que decidan concederte una entrevista. ¡Ese es el momento! Y ahora voy a hacer mención a un gran sabio…

Como dijo Risto Mejide en la contra de LaVanguardia a su entrevistador, “el motor de la vida es la seducción, que no consiste en otra cosa que en lograr que el otro haga lo que quieres que haga. Por eso, el que es seductor lo es siempre, de modo que un buen seductor en un ámbito, lo será en todos”.

Dicho esto y evidentemente, al menos yo, no sé Risto, no me refiero al hecho de llevar a la sexualidad una entrevista de trabajo. Ni mucho menos. Sinó en captar la atención del entrevistador igual que podrías hacerlo dándole conversación a un chico en un bar nocturno: llevándotelo a tu terreno.  La cuestión es no resultar indiferente. Resultar un candidato que, a pesar de su falta de másters, carreras o idiomas resulte especialmente destacable por su actitud, sus ganas, su positivismo, o por aportar soluciones… que dicho sea de paso, siempre es bueno en el ámbito laboral. Lo mismo pasa en un bar, en el que por una cuestión de probabilildad tampoco serás la persona más guapa, más sexy y que entre mejor por los ojos del contrario, sin embargo es en lo primero que, llegado el momento y, sin conoceros, se fijará.

El truco creo que está en saber canalizar de una forma interesante los gestos, la conversación y ¿porqué no? si viene algún chico a hablar contigo de repente…si el otro te mira, te revaloriza. Lo tengo estudiadísmo, creédme. Lo he venido observando durante años…  cuando los tíos tienen un rival, ponen más carne en el asador, si cabe, a veces incluso demasiada.

Bueno, por hoy aquí lo dejo…. otro día os haré un post sobre el paralelismo en ligar en un  bar de guiris y buscar trabajo en el extranjero. Una pista:  ¿Lo imprescindible? ¡¡INGLÉS!! ¡¡O un buen body language!! 😉

¡Cuidaros!

Esther

Anuncios

4 pensamientos en “Buscar trabajo e ir a un bar a ligar/ser ligado = hermanos gemelos

  1. Totalmente de acuerdo con tu teoría Esther. Aunque, en mi caso, me pasé un poco con la seducción en el trabajo y acabé enamorada de mi jefe (y él de mi, por suerte). Un beso!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s