Fin de semana de terror

En nuestro despacho se ha instaurado la tradición de ir a pasar un fin de semana fuera, para aquello de hacer team bulding,¿sabéis? Nos vamos un viernes a media mañana y volvemos el sábado por la tarde.

La verdad es que a muy poca gente le apetece. Sinceramente, el hecho de que sea en fin de semana también suma, no podríamos irnos un jueves por la mañana y volver el viernes? Hay cosas que yo no las entiendo. De las tres yo soy la veterana en este tipo de actividades. Anna vino una vez y dijo que nunca más. Esther lleva dos, los años que lleva en el despacho. El hecho de que yo haya ido ya cuatro veces no es por que a diferencia del resto me encante, sino porque llevo más años en el despacho y porque de alguna forma ir, al menos para mi y para los de mi equipo, es una obligación.

A parte de la típica ponencia de alguno de los “jefes” con una pequeña repasada del año anterior y una serie de promesas de cara al futuro que pocas veces se cumplen, siempre se hacen un par de actividades. Una de tipo más cultural y otra de deporte o al aire libre. La primera más o menos la llevo bien, la segunda no tanto. Como ya os he dicho en algunas ocasiones, desgraciadamente el deporte y yo, no nos llevamos muy bien.

El primer año nos prepararon una excursión en canoa por no recuerdo que rio, de tres horas y pico. ¿A vosotros os parece normal? En serio, tres horas en canoa remando, para alguien que como yo se cansa subiendo dos pisos por las escaleras, es una putada. Lo de la canoa no se me puso bien, lo reconozco. Opté por compartir canoa con un compañero-amigo del trabajo. Mala opción, porque si a mi me iba poco el tema rio-canoa-remar, a él menos. Creo que estuvimos máximo 20 minutos intentando remar, era un drama, no teníamos ganas, no íbamos coordinados… un desastre. A los 25 minutos ya nos estaban remolcando. Detrás nuestro se engancharon unos cuantos más. Hombre es que no se podía.

091024_040 2

Pero bueno, como en todos lados siempre hay el típico y la típica que se cree que le van a dar una condecoración si llega el primero. Desde luego esta nunca seré yo y menos en actividades deportivas. (aún no se cómo conseguí hacer casi 6 años de tenis).

Otro año alguien tuvo la brillante idea de hacer paint ball, ¿sabéis lo que duelen aquellos balazos? Yo fui, me puse el uniforme como hicieron todos, escuche las instrucciones y lo que se tenía que hacer y cuando le toco entrar a mi grupo, entre con ellos, pero me escondí detrás del primer seto que encontré y de ahí no me moví. Cuando dispararon a una compañera aproveché, me manché mi traje con su tinta y me declaré “muerta”. Salí pitando del terreno de juego. De nuevo siempre hay quien se cree que está en una misión especial y que se esta jugando la vida y que confunde tres metros con tres centímetros y te dispara, desde ahí, como si nada. Que rabia.

Otra vez hicimos una paella por grupos. Esto ya me gustó más, además me coloqué en el grupo bueno, con Esther y Anna y sobretodo con un compañero de lo más cocinillas de Castellón, por lo que lo de la paella lo dominaba. A mi me gusta la cocina, pero creo que todavía no soy capaz de hacer una paella comestible. La verdad es que no nos quedó nada mal, no ganamos pero nos merecíamos ganar.

El último año como llovió las 48 horas que duró el encuentro tuvimos que hacer una actividad de interior, ¡bien! de nuevo me salvaba de cualquier actividad que requiriera demasiado esfuerzo. (Que vergüenza, pero lo siento soy así, como diría mi padre, me pesa el culo). Esta vez jugamos al póker, no había juagado nunca y la verdad que es muy divertido.

Dejo para otro día o para que os lo cuente otra LGT, la parte de la cena-party que como podréis imaginar tampoco tiene desperdicio. Si las cenas de navidad ya son peligrosas imaginaros este medio fin de semana. Yo no soy mucho de salir por ahí, pero es que hay gente que creo que el único día al año que sale es ese día y claro, a veces la cosa se les va de las manos.

Nos vemos el jueves.

Maria

Anuncios

4 pensamientos en “Fin de semana de terror

  1. Maria, només llegint el post recordo quan explicaves la sortida amb canoa amb el teu company-amic de feina i com que el conec, encara em tronxo de riure. Qui organitza les sortides hauria de preparar activitats “alternatives” pels qui com vosaltres, sou “de pis”, malgrat haver viscut la major part de la teva vida als peus de La Mola!!!!!!!

    Me gusta

  2. Bufff, he de decir que quizas sea una de las “privilegiadas” que se ha librado del “fin de semana del terror”!!! Siempre por razones convincentes…
    Aunque he de confesar que ya que invitan, hay que aprovechar la ocasión… pero bueno, no voy a comentar más…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s