Calçots y glamour?

Llevo toda la semana con una sola idea en la cabeza “Quiero comer calçots”!!!.Estoy obsesionada, me levanto por la mañana y pienso en la calçotada familiar de este domingo. Antes de desayunar pienso en calçots, a media mañana, pienso en calçots  y así todo el día… Que tendrán estas cebollas alargadas que gustan tanto? Tendrán lo que tengan, pero glamour seguro que no.

El otro día en TV3, hicieron un reportaje sobre masies que se dedican a organizar calçotades y, claro, aparecían familias enteras con baberos engullendo calçots. Qué planos tan desafortunados!, Todos con la boca abierta y estirando el cuello para que el calçot entre mejor en la boca, con las manos negras y pegajosas y el juguito del romesco asomando por la comisura de los labios. Casi me quitan las ganas. Pero me gustan tanto que ni así.

Por favor, prohibid estas imágenes, tendrían que quedar en la intimidad. Me moriría de la vergüenza si me hicieran una foto enseñando caries y comiéndome un calçot y encima salir en la tele con esta pose…NO GRACIAS!.

Las comparaciones son odiosas pero, no es lo mismo comer ostras con champagne que una verdura chamuscada acompañada con vino peleón. Pero qué queréis que os diga, prefiero los calçots y carn a la brasa de segundo,  más autóctono, rural, calórico y divertido. Un placer de lo más básico, lástima que sólo podamos disfrutar de ello unos meses al año.

Un buen amigo de Turquía, enamorado de Catalunya y su gastronomía, flipa con este manjar, no entra en su cabeza que nos podamos comer “cebolla quemada” con tanto gusto, no soporta ni el olor  y pobre, coincide que cuando nos visita es época de calçots y calçotades populares! No sabe lo que se pierde.

imageAsí que, des de aquí invito a los reacios a las cebollas quemadas a probarlas, disfrutar de un buen rato en familia o con amigos (al final, no deja de ser un acto social), con las manos sucias y ese puntillo raro del vino de mesa , olvidarse de glamoures y dejarse llevar por el calor del momento. Eso sí, no os hagáis fotos ni videos, fuera de contexto queda raruno.

Que tengáis buen fin de semana, yo lo tendré seguro, por fin CALÇOTS!!

No os perdáis el lunes el post de Esther, el suyo también habla de cosas un poco sucias!

Hasta el martes!

Anna.

Anuncios

9 pensamientos en “Calçots y glamour?

  1. Hombre, glamour, glamour…. no, pero es una tradición, no? A mi no me gustan los calçots, de hecho he ido a un par o tres de calçotades y he comido otra cosa…. Esto del baberito y la cebollita…. y la salsa, menos! Pero encuentro que es ideal para trobadas, celebraciones y, lo que se tercie, con tal de pasar un rato divertido con otra gente. Anna, estamos esperando que nos cuentes “esta” calçotada!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s