Amores perros

¡Es curioso lo que puede dar de sí una postura! Cenando en un restaurante del centro, con un grupo de amigas del colegio, y tras un par de cocktails, salió de nuevo la conversación inevitable. Aunque esta vez el tema estrella fue la postura sexual del perrito.

El mejor momento fue cuando una de ellas confesó que practicándolo, fue a girarse para mirar al chico en un momento de éxtasis total, cuando el cuello le dio un fuerte latigazo. ¡Se había quedado clavada de las cervicales! ¡Ay, ay! Y el otro dale que dale… Aparentemente la tortícolis le duró 4 días y a partir de entonces… ha dejado de mirar atrás, ¡ahora siempre palante’!–dice- Y palante’ coincide que tiene un cuadro de Nueva York, y tanto mirar a Times Square en “las mismas”, que ahora NYC tiene una relación directa e inmediata con la postura del can.

Aquí tenemos a Karty, en buena compañía, haciendo de las suyas

Aquí tenemos a Karty, en buena compañía, haciendo de las suyas

Otra amiga confesó no gustarle: “Me siento sola”, reflexión que desató una profunda carcajada.

Hasta cierto punto estas conversaciones son un MUST de cualquier cena de chicas con cierto nivel de confianza.

Una vez oí –vete a saber dónde- que si haciendo la postura del perrito te quedabas embarazada, ¡siempre era niña! No recuerdo lo primero que pensé pero intuyo que, si lo recuerdo, será que me quedó alguna sombra de duda que evidentemente aún no he disipado.

Desde cualquier lógica parece una soberana estupidez. ¿Pero quién se resistiría a probarlo, si sabiéndolo, buscara una niña?

La palabra “siempre” implica “0” margen de error. Implica que todos los casos en los que se mantienen relaciones en plan perruno –ya me entendéis-, en los que como resultado, además de un profundo orgasmo (espero) o varios, hay una criatura, ésta es de sexo femenino… ¿Por qué motivo podría darse tal resultado estadístico? ¿Cuántas mujeres habrían confesado hacerlo a cuatro patas estando en la dulce etapa del embarazo? … -Y conforme voy avanzando mentalmente se me va complicando el asunto.-

Cuando conozco a una chica que se confiesa madre de una niña o gestante de una niña, no puedo evitar pensar que posiblemente, su bebé/hija haya sido fruto de tal tipo de apretón doméstico. Y entonces recuerdo el famoso cuadro de Nueva York, el tirón cervical y la soledad de mi amiga.

¿Y aquellas parejas que tienen dos o tres niñas? Definitivamente se me corta el rollo cuando caigo en que mi madre son la friolera de cuatro hermanas… ¡Como comprenderéis imaginarme a mis abuelos más allá que sentados en el sofá cierra todo clase de posteriores reflexiones!

Esther

Anuncios

9 pensamientos en “Amores perros

  1. Jo sóc més patriota. A la meva època es deia que s’havia de pasar el cap en direcció a Montserrat i els peus a La Mola. O al contrari, no ho recordo. De totes formes jo he repetit el sexe de les meves filles i em queda l’esperança de que el que havia d’haver entre elles dues i no va anar bé, havia posat el cap als peus i els peus al cap. Ja ho veieu, “el perrito” és molt més fàcil que el meu plantejament. Al menys no has de mirar cap a cap direcció en concret!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s