Bebé bombón

huevo kinder¡Acabo de llegar de clase de inglés! ¡Qué risa! Os pongo en antecedentes…

En el despacho tenemos un profesor australiano que viene los miércoles y los viernes de 9:00 a 10:00… por aquello de practicar, -sobretodo-, la conversación. Seguro que os habéis imaginado un alto, rubio y fuertote surfero, de media melenita, enfundado en unos tejanos desgastados… o al menos es lo que me imaginé yo antes de empezar con él (las clases)… pues bien, lamento comunicaros que es chiquitito y se parece a Mr. Bean, ¡tanto que podría ser su hermano pequeño! pero es encantador, divertido y muy educado, y lo pasamos muy bien en las clases.

Como os podéis imaginar surgen temas de todo tipo: legales, anécdotas, viajes, cine, teatro, hijos… y somos unas 6 “chicas” de todas las edades.

Hoy John, que así se llama el profe, nos ha explicado una anécdota de unos conocidos suyos:

Resulta que una chica, a la que llamaremos “Fulanita” se casaba con su novio al que llamaremos “Menganito” –aunque pudieran parecerlo, los nombres no han sido elegidos al azar-.

El caso es que sus amigas tuvieron la “brillante” idea de organizarle la despedida de soltera en la sala Bagdad… pim, pim, pim… y todo muy bien.

Pasaron los meses y llegó el día en que nació su primogénito. Un precioso bebé… ¡negro! Sí, sí… ¡un negrito precioso!. Al parecer, el pobre marido estaba blanco como un papel, ella llorando todo el día como una magdalena… ¡los dos son blancos! y el médico diciendo que estas cosas podían pasar.

–          ¿Algún antecesor negro? – Los dos negaron con la cabeza.

–          ¿Sus antepasados vivieron en Cuba? – Los dos volvieron a negar con la cabeza.

–          De acuerdo, pues podemos hacerles pruebas genéticas para ver si el supuesto de hecho puede estar dentro de la situación una entre cien mil millones (-me lo invento, pero el típico caso más improbable que nacer y vivir a la inversa como Benjamin Button…).

Y sí, en aquél preciso momento y en aquél preciso hospital, “Fulanita”, finalmente, se desmoronó.

–          Bueno… yo… -le dijo a Menganito- el día de la despedida de soltera… tuve un stripper negro… bebí mucho… no recuerdo lo que pasó… pero creo que me acosté con él.

¡PAM! Y digo yo… ¿estuvo todo el embarazo sin echar cuentas del día en que pudo quedarse embarazada? ¿O confiaba ciegamente en su suerte?

Por suerte o por desgracia… deciros… ¡que yo sí tengo antecesores en Cuba! ¡Mi madre nació en La Habana!

Esther

Anuncios

9 pensamientos en “Bebé bombón

  1. Muy bien. Tu futuro marido se puede tirar a la stripper en el dia de su despedida poruqe no habra pruebas geneticas (quiza algun video si). Tu tendras que vigilar, no se que tengamos una sorpresa

    Me gusta

  2. Muy buena Núria B…..
    Pues seguro que en mi caso alguien, creeis que cuando nos ha visto a mi marido y a mi paseando con nuestro hijo….. lo habrá pensado???? Lo mejor es que en mi despedida, que tuve despedida a mis 40 años, me llevaron ENGAÑADA a una casa en medio de la nada, y NO hubo stripper!!!
    La explicación es que mi niño no viene de Paris, viene de Malí!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s