¡¡¡Cooorreee, Forrest, cooorreeee!!!

RUNNING 2A diferencia de Anna, que a pesar de lo que pudiera parecer en sus “Propósitos 2013” no se ha calzado todavía unas bambas… -¡es que ni ha empezado, la tía!- yo hago mis pinitos corriendo… En principio no tengo nada de lo que huir, ni por lo que ser admirada, no sé si me explico… y tampoco soy especialmente competitiva a nivel deporte… ¡más bien al contrario! Me había reído a carcajadas de la pobre Silvia cuando, un par de años atrás, en un pub irlandés, (Kitty O’Shea) se le ocurrió proponernos a las demás participar en la carrera de la mujer, de 6 kilómetros, contra el cáncer.

–          ¡¡Jajajaja!!, ¿correr yo? – y la pobre, yo creo que se llevó tal disgusto que no se le volvió a ocurrir sugerir actividad similar…

El tema de correr es de traca. Ya no sólo por qué se te bufa el pelo, te cansas, sudas como un tocino y te planteas entre una y noventa veces durante la carrera: ¿¡quién coño me habrá mandado a mí meterme en este fregao’!? ¿¡qué necesidad tengo yo de pasar un domingo así!?. Hay que tener en cuenta que para correr hay que tener constancia, y ser ciertamente disciplinado. Evidentemente hablo de un perfil como el mío, no del del amigo Forrest Gump que corrió por el Condado de Greenbow, sin ninguna razón en particular, y por todo el Estado de Alabama, sin apenas pestañear…

Para menda, entrenar habitualmente es vital. Pretender calzarse unas bambas un domingo de carrera y zumbarte 10 kilómetros entre pecho y espalda, no sé tú, pero yo… lo hice un día y el lunes siguiente, ¡caminaba como Don Manuel Fraga Iribarne! 😉

Correr también implica levantarse temprano por la mañana un domingo (¿7 am?), desayunar ligero, con la antelación suficiente para haber hecho bien la digestión. Haber cenado pasta la noche anterior –sin salsas-. Coger el coche y llegar al circuito, calentar, ir por última vez al “Policlean” a hacer un pipí de últimísima hora –en el que puedes encontrar cualquier clase de “sorpresa”-, recoger el dorsal, colocarlo cuidadosamente con los imperdibles en la camiseta y enganchar el chip en los cordones de la bamba…. Eso sin contar con el esfuerzo físico en sí, que sin duda es lo peor de todo, aunque lo más gratificante.

Como en ese momento hay que ser más práctico que coqueta, rehacerse la coleta es básico, bien apretada y alta –y, si tienes orejitas de soplillo, ¡se te ven!- y esperar en tu sitio de salida hasta que se empiecen a mover los de delante, que como nos ordenan por tiempos, son mejores que tú. (Como podéis comprender, delante de mí sólo hay que marabuntas de gente…)

¡Yo siempre me pongo súper nerviosa en ese momento! ¡no sé por qué! Tres o cuatro bromitas de última hora, ajustar en el i-Pod la lista de reproducción y palante’!

Entonces son sobre las 9 de la mañana… ¡y sólo has hecho que preparativos! Llega entonces la hora de dar el do de pecho. Es entonces cuando llega el momento de mover el cucu, transpirar, deshidratarse y cansarse, física y mentalmente sólo por el inmenso placer que produce poder descansar, comer bien, ducharse con agua calentita y dormir una siesta de dos horas.

La carrera básicamente consiste en salvar obstáculos, sobretodo los físicos de uno mismo, en mi caso no poder respirar muy allá. Es medir el tiempo solamente para ganarse a uno mismo… es curioso…

Sé que no podría ganar aunque sólo se presentaran 10 personas a la carrera, y aún así sigo apuntándome. Soy muy consciente de mis limitaciones, pero mentalmente me basta –y me gratifica pensar-, al final de la carrera eso sí, que he conseguido ser más rápida que la última vez – aunque tampoco os creáis que me ha pasado muchas veces-…

Correr se acaba convirtiendo en mucho más que hacer ejercicio. No me estoy refiriendo a perder peso o a adelgazar. Realmente es fatal, pero desde que corro, peso 4 kilos más. ¡Y no seguiré por este camino que me pongo de una mala leche de narices!  Correr socializa. Como soy la última de mis amigos siempre termino conociendo otros compañeros de viaje, en Sant Cugat me hice amiga de un chico cojo simpatiquísimo y en Sant Antoni de dos señoras de la edad de mi madre con un espíritu envidiable y muchas constancia. Desde aquí un saludo a Mari Carmen y a Trini, que me aseguraron, a medio kilómetro de la meta, que correrían hasta los 100 años todos los domingos. ¡Y será cierto, por qué a medio kilómetro de la meta no se hacen bromas de este estilo! ¡Como veis, a mis 27 años no gozo de ningún estado físico envidiable! Lo que si es envidiable es lo que hago por amor…

De modo que, en definitiva, y sin irme por las ramas, correr una carrera implica un reto y los retos enganchan. Estás solo contigo mismo, no puedes delegar. Empiezas corriendo con tus amigos, pero cada uno tiene su velocidad, su tiempo, su fuerza física o mental… y yo me encuentro sola siempre antes de llegar al primer kilómetro, (a menos que haga amigos, que no es lo más habitual). Es difícil. Para entretenerme me pongo música, hablo conmigo misma –interiormente, no os asustéis-, decido qué haré la semana que viene o en vacaciones, pienso siempre en abandonar, pero me da vergüenza y sigo. 10 kilómetros se hacen una eternidad aunque pueda hacerlos en una hora y poco, ¡pero acabar es tan gratificante! Y comentar la jugada con el resto… siempre poniendo excusas… que si hacía demasiado frío, llovía o hacía viento. He pasado mucho calor y no había casi puntos de agua. El circuito no estaba bien medido y había 300 metros más, ¡pensaba que no llegaba!…

RUNNING 1

Lo probé una vez porqué M y sus amigos corren, y las chicas íbamos a verles, animarles… por amor o por no sé qué un día, las que nos reíamos del ritual y de lo poco apetecible que resulta… nosotras que íbamos sólo para hacer después con ellos el aperitivo… y ¡míranos ahora! Ahora Silvia debe reírse de nosotras, ¡de Blanca y de mí a carcajadas! ¡El destino es irónico!

En fin, corredores, ¡os animo! Pensad que yo soy vaga y asmática y ¡he podido! Y por cierto… ahora el deporte con el que me troncho de la risa es el curling… ¿Querrá eso decir que en dos años estaré fregando pistas de hielo?

Esther

Anuncios

8 pensamientos en “¡¡¡Cooorreee, Forrest, cooorreeee!!!

  1. Lo mejor no es la cara que puse hace dos años, sino la de envidia (sana, por supuesto) que pongo ahora cuando os veo a vosotras dos correr todas esas carreras. Si acabáis haciendo curling, ¡yo me apunto, seguro!

    Me gusta

  2. Siguem seriosos. Es complementen el correr i la cervesa? Doncs jo crec que si. Al menys pels remordiments de consciència. Apa, segui corrent!!!!!!

    Me gusta

  3. Pues yo ADMIRO a todas estas personas que hacen “el ritual” los domingos de carrera… Es admirable, de verdad! Yo tengo un amigo que hace este tipo de carreras, bueno, algunos amigos… y, ahora no, pero antes, a las 21h los veia entrenar…. Repito, es admirable! Maria, que no decaiga…. aunque sea con cervecita al final de la cursa.
    PD. El curling… ese gran desconocido para mi y que descubrí hace poco!!!! Es la bomba!

    Me gusta

  4. Tiene mucho merito hacer cosas por amor, si es por amor a la pareja aun mas. Correr por amor a los casi 30 años de compartir la vida con la misma persona, será casi que no!!!! Me da un poco de pereza la verdad, quizás hacer un crucero? Luego le comento…… De momento para estar en forma sigo con mi pilates y un poco de maquinas. Vosotras: a correr un poco!!!!!! Buenas noches

    Me gusta

  5. Te felicito Esther por tu constancia y positividad!! imagino que debe ser muy gratificante llegar a la meta sin importar la posición es lo de menos. Yo siempre voy corriendo y es agotador ahora jejej mis carreras son en el metro, escaleras para arriba y para abajo, corro porque llego tarde, corro porque tengo.que ir a recoger la niña a no se donde… pero me gustaria correr porque quiero correr como tu con que mucho ànimo y suerte en tu próxima carrera!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s