La culpa fue del GPS…

El pasado lunes, ojeando La Vanguardia digital, como cada mañana, encontré una noticia de aquellas que cualquiera catalogaría de surrealista, salvo mis amigas María y Clara… ¡y yo misma!El titular de la misma reza de la siguiente manera: “El GPS lleva a una mujer belga de Bruselas a Zagreb por error”. ¡Nada menos que 1.389 km de error! Cuándo el recorrido que debía hacer era de 61 km… ¡hizo un viaje de casi 1.500! Aparentemente la mujer, Sabine Moreau, de 67 años, se encargó personalmente de programar su GPS para que éste guiara la ruta que debía realizar… y tardó nada menos que 2 días en llegar a la capital Croata… mientras debía haber tardado una hora a Bruselas… La cuestión es: ¿El problema es que es mujer? Un hombre diría, sin duda que sí… “mujer al volante, peligro constante”, que dice el refranero español que debió inventar un día algún macho ibérico… o ¿quizás el problema serían sus 67 años, su poca orientación –más bien escasa-, o haber programado ella misma un aparato…? Igual dominaba la lengua Croata, como Dea… ¡y el subconsciente le traicionó! Sin darse cuenta que los carteles de la autopista estaban en otro idioma… ¿¡Quién sabe!? Sólo ella tiene la respuesta…

http://www.lavanguardia.com/vida/20130114/54361901339/gps-confunde-belga-bruselas-zagreb.html

Y digo yo… quién no se haya perdido alguna vez, que tire la primera piedra… – si, pero… hay formas y formas de perderse, Esther… – me diréis… – Y sí, ¡así es! Aquí os explico nuestra experiencia…

Hará como 3 años que mis amigas y yo fuimos invitadas a una fiesta de cumpleaños que se celebraría en una casa rural en Solsona. No era bien bien Solsona capital, sinó un pueblo de sus alrededores (agradecería no tener que explicar demasiado su localización por los motivos logísticos que ahora veréis…). De modo que María pasó a recogernos por la tarde, con la intención de llegar allí a la hora de cenar, y nos dispusimos a salir de Barcelona, por Avda. Diagonal, tal y como indicaba el GPS programado…

Llevábamos alguna semana sin vernos, y ya sabéis que ocurre cuando varias mujeres llevan sin verse/hablar varios días… ¡No hay mejor momento para una mujer que el de “ponerse al día”! Que si me encontré a éste el otro día y bla, bla, bla… que si vi el otro día en Facebook que no sé quién bla, bla, bla… y cuando nos fuimos a dar cuenta… ¡estábamos en Sitges! Lo curioso es que no nos habíamos percatado hasta que vimos una gaviota sobrevolando el coche… momento en el que pensamos… o está muy confundida ella… o estamos al lado del mar… Así que paramos en una gasolinera, reprogramamos el GPS –o eso creimos-, le subimos el volumen –que habíamos bajado totalmente por solaparse incómodamente en nuestra conversación-, y nos dispusimos a poner nuevo rumbo al viaje… hacia el interior…

Tras varios peajes, kilómetros, gasolineras –dónde obviamente tuvimos que repostar y comprar una bolsa de patatas fritas dudando si llegaríamos a cenar- pero sobretodo cuándo se hubieron terminado las novedades… me pareció ver una iglesia familiar… ¡Chicas, la catedral de Berga! ¿¿Eing?? ¡¡¿¿Pone Lleida en el cartel??!! ¡Oh, oh!….

No sé cuántos kilómetros hicimos, cuánto tiempo estuvimos en el coche, y cuando llegamos, al entrar en el comedor en el que, no exagero, habría 30 personas de la fiesta sentadas cenando… se levantaron todos al unísino, al vernos entrar… y comenzaron a aplaudir mientras gritaban ¡Viva Lleida! ¡Las de Lleida!

Recuerdo que en aquél momento me morí de la vergüenza y pensé… ¡Suerte que no saben que primero hicimos parada en el bonito Sitges!

Hoy, todavía creo que la culpa fue del GPS…

Esther

La ruta escogida por el GPS un día de febrero de 2010...

La ruta escogida por el GPS un día de febrero de 2010…

Anuncios

14 pensamientos en “La culpa fue del GPS…

  1. Yo se de unas que salieron de Vic dirección Barcelona y cuando se quisieron dar cuenta estaban llegando a Figueres! esa vez también fue culpa del GPS…. verdad?? Jajaja!

    Me gusta

  2. Dones…i crec que s’ha “oblidat” del petit detall que 2 anys després assegurava que la casa rural era a Montserrat!! I quan va descobrir que era a Solsona, la resposta va ser “però això està al costat de Montserrat, no?”. Així que normal que el GPS es “despisti”…

    Me gusta

  3. Jo no tinc GPS, per no tenir, no tinc ni el que totes les persones portem Incorporat dins nostre, el que serveix com a kit de supervivència. Déu meu si em tallen un carrer o em desvien en una carretera!!!!! A la meva edat, que no és la primera volada i encara no he entès con es fa servir una brúixola! Recordes Maria quan xerrant pel cotxe ens vem passar la sortida i al cap d’una estona, direcció Vallès Oriental, no l’Occidental vas dir: no havia vist mai que aquí hi havia un MAKRO!!! I quan tornavem d’Igualada, amb GPS, i cada vegada anavem a parar a una carretera sense sortida? Al menys hi vem anar a parar cinc o sis vegades. Per mi és més fàcil abaixar el vidre del cotxe i preguntar.

    Me gusta

  4. Jo tampoc tinc GPS, faig servir un enginy prehistòric que anomenen mapa. La veritat es que funciona prou bé, encara que de cap manera pot impedir que et pergues, més que res per que preguntar a desconeguts continúa sent tècnicament impossible per al segment masculí de l’espècie humana.

    Me gusta

    • Tens raó, a les dones ens fan més cas, però crec que és perquè ens prenen per més tontes, bé, tontes o, menys hàbils… Que cap dona es senti ofesa. Dels mapes jo millor no en parlo, sóc de les que mai els he pogut tornar a plegar bé i de les que per entendre’ls me’ls tinc de posar en la posició on estic jo, no on està el lloc on vaig. Eh, tinc altres qualitats!!!!!!!

      Me gusta

  5. Jajajajaja! Em tronxo! Jajajaja! A veure… A mi també m’ha passat alguna vegada… La veritat és que per ubicar-me sóc fatal! Sempre que vaig per el carrer i em pregunten: perdona.. El
    C/tal… Mai sé on està, i li pregunto : a on vas? Un cop em diuen la botiga… Bingo! L’encerto segur! Jejejeje! Un petonet!!!!

    Me gusta

    • Jajajjaja!!!! Pel que veig ens perdem més les dones que els homes!! O com diu la Sofia… Ho reconeixen menys!! 😉
      En qualsevol cas, el que està clar és que les dones preferim baixar la finestra i preguntar, com fa la Núria, que mirar mapes!! Com fa el Rufo…
      Moltes gràcies per tots els vostres comentaris!! Ens veiem!!

      Me gusta

  6. jajajaj ha sigut llegir el post i sentir-me més que identificada! és que m’imagino la situació jajaja! lo de xerrar sense parar ho portem al nostre adn i em sap greu admetre-ho però lo de perdre’s també! Jo orientació zero! quan haig d’anar a algún lloc haig de fer GPS + google maps imprès i tirat pel cotxe xD! 🙂

    Me gusta

  7. Uff que tranquila dormiré, em pensava que jo tenia un defecte de fabricació i ara veig que si més no, el problema és generalitzat en el sexe femení. Gracies a little gulty things avui em sento bé. Noies, no pareu!!!!!!

    Me gusta

  8. Jajajajajaja… Una bonita anécdota que recordar con las amigas cada vez que se empieza un viaje. Y, por supuesto, la próxima vez, seguro que volveréis a bajar el volumen del GPS porque,… según dijeron en un programa de radio, ‘No hi ha res més cuqui que dones petant la xerrada en un cotxe’.
    Mucha suerte con el Blog. ¡Pinta muy bien! 🙂

    Me gusta

  9. Jajaja, los GPS ” pa qué contar”, y más si nos referimos a los que vienen incluidos en nuestros supermegamodernos teléfonos…. El otro día sin ir más lejos casi nos perdemos para llegar cerca de L’Illa, afortunadamente la intuición
    femenina siempre funciona!!! o casi siempre….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s