Alquien especial:ELISA

Para mi, hoy no es un lunes cualquiera. Los 24 de noviembre, son para mi un día muy especial e importante.

¿Por qué?

Hace tres años, a estas horas ya tenía entre mis brazos a la persona más especial del mundo, Elisa. Sí! Hoy es su cumpleaños!

Creo que no os lo he explicado nunca, pero Elisa nació un mes antes del que debía. Así que fue realmente una gran sopresa que naciera este día. La recibimos con alegría, por sorpresa y tuvimos que improvisar casi todo. ¡Con lo organizada que es ella!.

Por suerte, estaba perfecta de salud, pero reconozco que tuve muchos remordimientos por no haber bajado el ritmo de estrés y por no haber sido más responsable en este sentido. Sentimientos encontrados, alegría, miedo, pero sobretodo una inmensa felicidad!

Ahora, mirando fotos, me parece todo muy lejano era tan pequeñita y ahora parece ya una señorita. Parece un tópico pero estos 3 años me han pasado volando. De hecho, ayer mismo comentábamos con Enrique...antes de tener a Elisa, ¿qué hacíamos los findes? Ni nos acordamos! Estos ojitos azules nos ha robado el corazón.

image

Hoy por ser su cumple, soplaremos las velas en un pastel de chocolate como nos ha pedido y lo más importante e imprescindible, con una corona de cumple…un MUST!

El finde lo celebraremos por todo lo alto, pero al menos hoy, que es su día, aunque lunes, queremos que también se sienta especial, porque lo es!

Per molts anys!

Anna

Click click

Buenos dias!

Que ganas de fin de semana! Pero bueno, esta primera semana de vuelta al trabajo tampoco ha sido tan horrorosa! Estamos todavía ajustando horarios y Quim se pasa el día de un lado a otro y de mano en mano, pero esta súper contento! Así que yo tranquila. Gracias a todos los que nos ayudáis!

Pero bueno hoy quería hablaros de un tema serio, muy serio: el revelado de fotos y el horror de saber que tienes todas las fotos en el mobil y que como lo pierdas bye bye recuerdos.

Esta es la sensación que me persigue noche y día desde hace 4 meses. Tengo el mobil lleno de fotos, fotos que bajo ningún concepto puedo perder, y aunque me repito mil veces que tengo que descargarlas, después pasarlas a una memoria externa (que claro está, primero tendría que comprar) para después imprimirlas, no lo hago.

En un momento de pánico conseguí descargar algunas fotos al ordenador e incluso empece a hacer un album Hofmann auto-convenciendome que esta sería la mejor opción. Pero creo que solo he conseguido hacer 4 páginas. Un desastre. Y mientras sigo acumulando fotos hiper valiosas en un aparátito tan frágil y vulnerable como es mi iphone.

¿Qué haría yo sin los álbumes que mi madre nos hizo a mi y a mi hermana hasta bien mayores? Cómo puede ser que yo todavía no lo haya hecho? De verdad que siendo tan conciente de ello, pierdo el mobil y no me lo perdono.

Aparcado ya el proyecto Hofmann porque no me llama nada hacerlo, compré dos álbumes muy chulos pero como los de toda la vida, de aquellos que se levanta un plástico transparente y la hoja ya esta impregnada de una especide de cola por lo que tan solo debes fijar la foto y cerrar el plástico. ¿Creéis que he hecho algo? Nooooo. Ahora no encuentro el momento de enviar a imprimir todas las fotos que tengo y esto que también me mentalicé que aunque me costara dinero valdría la pena. Bueno pues aprovecho el blog y en concreto este post para comprometerme publicamente a al menos tener todas las fotos impresas antes de navidad. Tengo que hacerlo SÍ o SÍ.

Aprovecho también para dejaros un tip de una aplicación muy chula que descubrí en otro de estos ataques de pánico fotográfico. Es la aplicación de kodak para imprimir via wifi las fotos que más te gusten de tu fototeca en todos los kioskos móbiles que tienen repartidos por varios sitios. Además puedes ir guardando las fotos que más te gustan en una especie de carpeta interna. (Muy chulo, tengo la carpeta llena pero todavía no he impreso ni una… soy lo peor.)

Y hasta aquí mi post de hoy. Disfrutad del fin de semana.

Un abrazo

Maria

20141120-235031-85831241.jpg

Reencontrarse

Hoy mi post va de reencuentros. En especial de reencuentros con uno mismo después de un tiempo de sentirse fuera…

Veréis… la verdad es que yo estos días, después de lo sucedido… me encuentro justo en este momento: me estoy reencontrando con la Esther de siempre. -Me leo y me parezco una loca, pero si seguís leyendo os prometo que os escribo desde mi más profunda cordura-.

Muchos probablemente no me podáis entender… desde fuera el embarazo es un momento idílico en la vida de una mujer y también de su pareja… pero es que además es un momento de cambios gigantes: de inseguridad, de incertidumbre, de dudas constantes, y también de sentirse otra persona… de repente odias cosas que siempre te habían gustado -especialmente de comer-, tienes olfato canino, haces pipí mil veces por la noche y claro… es más difícil descansar… hay chicas que tienen el humor más cambiante -afortunadamente yo de ésto me libré-… ¡pero en fin! Todo tiene dos explicaciones: hormonas y evidentemente, el duro trabajo que está realizando tu cuerpo. 

Cuando estás embarazada.. y se te empieza a notar la tripa.. la gente te mira por la calle la barriga y luego te sonríe. A mi me pasó un par de veces -no muchas porqué mi barriga todavía era de aquéllas en las que la gente duda si es de gorda o darte la enhorabuena-. ¡Me resultó incómodo! Yo pensé… ¡anda que mira éste cómo se ríe sabiendo lo que hice hace X días! Ya lo sé… luego me di cuenta de que yo siempre sonrío cuando veo una embarazada y jamás pienso lo que pensé aquél día que el tío debía de estar pensando (¡qué frase más difícil me ha salido!).

¡Al grano! Que ni siquiera uno se reconoce físicamente. Cambia tu figura, cambia la piel, te cambia el pelo… por poner tres ejemplos tontos, pero es que te cambia todo. ¡TODO! no sé, es raro de explicar… pero un día te das cuenta de que te salen más granos, se te seca más la piel, se te ondula más el pelo… y en definitiva: cambias y cambias y cambias. ¡Aunque os advierto! A veces sólo te das cuenta tú de que en esto o en lo otro estás distinta…

IMG_1276

A mi particularmente lo que me pasaba era que odiaba el café. No podía oler ni que mi marido se había hecho un café en casa, ni ir a la cafetería a tomar algo, ni nada relacionado con café. Fue lo único que me dio manía. ¡Y era adicta antes de quedarme embarazada! ¡Que os lo digan las chicas! Lo necesitaba para funcionar a modo de gasolina…

Ya pasado todo… sin embargo… uno se vuelve a sorprender… voy volviendo a tener mi piel, voy volviendo a tener mi pelo y ya desayuno cada día con café. ¡Adoro el café!

Esto no sucede al día siguiente de haber perdido al bebé, del mismo modo que tampoco creo que suceda justo después de haber parido el bebé… pero si tienes paciencia, si vas superando las dichosas hormonas -que tardan tres semanas en desaparecer por completo- (e intentan arruinarte la vida) y haces un poquito de dieta -esto ya os digo yo que no vuelve por si solo-, vas volviendo a ser tu.

Vuelves a gustarte, a reconocerte y a quererte.

Ser mujer no es tan fácil como parece. Hay ocasiones que necesitamos tiempo… a los chicos os pido desde aquí un poquito de comprensión ¡y a las chicas os doy todo mi ánimo! ¡Es maravilloso poder volver a tener una cita con una misma! ¡Y conocerse tanto como antes!

Esther

Cuéntame un cuento

Hace ya un tiempo que he adquirido una nueva rutina con Elisa, la maravillosa e idealizada hora del cuento.

Nuestro momento es antes de ir a dormir, como un ritual. Escogemos un libro de la estantería y lo hojeamos. La teoría es que yo tendría que tener el libro en las manos y con voz tenue y suave leerle al oído el libro a Elisa para que poco a poco se fuese relajando.

La realidad es otra. Elisa coge el libro, ella sola y empieza a interpretar los dibujos y a explicármelo a mi. Mira mami, aquí hay un conejito que lleva pantalones, este libro tiene estrellas etc etc...es una metralleta! Está media hora de reloj hablando sin parar! La verdad es que me encanta y me chifla pero claro…mientras habla como un loro no duerme!

fotoA veces, cuando es más tarde pasamos del libro y me invento alguna historia! Había una vez un abuelito que tenía una nevera llena de…Y aquí es cuando la cotorra vuelve a atacar! Este ya lo sé mami! Una nevera que es mía llena de verduras, de chuches, de pescado…vamos interminable! Y claro, tampoco duerme!

Llamadme ilusa, pero creía que los niños se dormían con los cuentos y que eran las madres que lo explicaban…en mi caso, la mandona y cotorra de Elisa no me deja! Es más, cuando explico alguna de mis historias, intento ponerle entonación y uso las típicas “pausas dramáticas“, para respirar y para ver si se duerme, pero siempre oigo: Va mami! Explica más rápido! Explica!

En fin, adoro este momento del día aunque sea para escuchar un sinfín de cuentos inventados en una cama pequeña donde me cuelgan los pies. Todo sea por pasar un ratito más con mi hija. Aunque no sirva para dormirla, a mi me sirve para quererla más.

foto-1

Sed felices, y si tenéis hijos, contadles cuentos, si os dejan, claro!

Anna

“El cuñao”

En la vida hay una lotería que te toca seguro y es la siguiente: o una suegra pesada o el típico cuñado coñazo. De ambos o de alguno de los dos, no te libras. Comprobado. Pues bien, cuando ya pensaba que por una vez mi mala suerte en el juego me libraría de ello, pues mi suegra no puede considerarse una suegra pesada sino al contrario, aparece “el cuñado” y además un cuñado en toda regla.

Mi hermana, chica tímida, silenciosa, aplicada, zero conflictiva y tirando a introvertida (a parte de lo que ya os conté de ella aquí) se decide a tener novio y nos trae a casa a su polo opuesto, chico hablador, cotilla, exageradamente transparente y directo.

El tio ha revolucionado mi casa. Por si no habían tenido bastante conmigo, va y doble ración. Mi hermana debe pensar que le va de coña porque así ella sigue en su linea silenciosa mientras él da rienda suelta a su personalidad. Aunque la verdad es que ella también esta mas abierta, sociable y simpática así que aunque solo por eso, punto para el cuñado.

Pero bueno, no nos desviemos porque el tío se las trae, eso sí, la misma confianza que  demuestra la tenemos nosotros con él, de aquí la libertad en escribir este post (siempre en clave de humor y con cariño) sé que lo está esperando.

SIn ir más lejos y para que os hagáis rápidamente una idea os cuento: el sábado pasado, mi madre y yo tuvimos que aguantarle hasta la 1 de la noche hablando porque vino a mi casa a vernos a nosotras, mi hermana no podía estar por él porque tenía que terminar una cosa y el penso que pasar un sábado noche con la suegra y la cuñada era un buen plan. Yo al final le dije que me iba a dormir… Opina sobre cómo va vestido Quim, riñe al perro de mis padres como si fuera suyo, vive en un estado de indignación permanente muy gracioso que le lleva a comentar todo, tanto si le gusta la comida que ha preparado mi madre para comer el domingo, como si le parece bien o no que mis abuelos cambien el césped de casa por ejemplo. Te cuenta todo lo que mi hermana no te contaría con detalles más propios de una mujer. Controla los likes que pones en IG y luego te lo saca a media cena un viernes por la noche, etc. ¿Qué hacías despierta el domingo a las 2 am, te dice?. Conoce a todos nuestros amigos, compañeros de trabajo y no duda en darte su opinión al respecto. Le añadimos al grupo de WhatsApp y creo que el segundo día ya nos había cambiado la foto de grupo. ¿Os hacéis una idea?

Y por si no os había quedado del todo claro, la foto siguiente no deja lugar a dudas. ¿Veis ahí en medio de 20 mujeres de mediana edad con gorritos última moda para el sol, la cabeza de un chico al lado de un casco? pues ese es él. Seguro que aun hoy no sabe como acabo ahí.

e568910739e9b7048ae170c99579491e

Sin embargo, la verdad es que pese a su indignación y humor sarcástico, sus negaciones a priori ante todo, etc es un tío muy simpático y que nos cae muy bien. Es de aquellas personas eso sí que notas que están ahí, que no pasan desapercibidos vaya. Para lo bueno y para lo malo, yo también soy un poco así.

Y con los últimos post vais conociendo un poco más a los miembros de mi familia. Por hoy ya me despido, no antes sin decir: pues nada “cuñao” que nos alegramos que seas uno más de la familia, eso sí, SANTA PACIENCIA.

Maria