¿Quién cumple años hoy?

Hoy es un gran día. Miércoles, a las puertas de 4 días de vacaciones y como cada 16 de abril desde hace 38 años, un día especial.

Sí, hoy es el cumple de alguien especial para mi, importante y vital. Enrique (¿os acordáis de de tierra y de aire?). Este post se lo quiero dedicar a él por ser su día. PER MOLTS ANYS.

image

Pero también os quiero confesar una debilidad, soy muy fan de Charles Chaplin. Pero que muy fan, tanto de Charlot como del mismo actor. Me encantan todas sus pelis, críticas, irónicas y creativas. Con pocos medios era capaz de poner en marcha toda una maquinaria creativa y plasmar la sociedad y momentos clave de su época. Reconozco que fue un personaje peculiar y controvertido, por sus idiologías y su vida personal. Pero hay algo que no se le puede negar, fue un genio absoluto.

Y diréis, ¿que tiene que ver Charles Chaplin en todo esto ahora?. Pues resulta que también nació el 16 de abril, y hoy hubiera cumplido 125 años.

¿Casualidad o no? Dos personas a las que admiro (de distinta manera, claro) nacieron el mismo día. Seguro que otros personajes nacieron este día, pero paso de buscarlo, me quedo con que Enrique y Charles nacieron el mismo día. ¿Tendrían algún parecido? Chi lo sa.

Aprovechando estas casualidades y ya que se avecinan días de ocio y de nada potable en la programación de la tele, os propongo hacer una maratón de Charlot. Es un must see como una catedral. Os dejo un tráiler para ir haciendo boca.

Me despido! Que hoy es día de celebraciones!

Por cierto, antes de que se me olvide, este es el último post de la semana, volvemos el próximo martes! Nos tomamos unos días de descanso, reflexión y recopilación de aventuras a explicar.

Espero que nos echéis de menos un poquito.

Sed felices y disfrutad de estos días de vacaciones.

Anna

Sol y sombra

Con este tiempo no llevo nada bien estar en el despacho sobre todo por las tardes. Lo de la jornada reducida a partir de… es una cosa que nosotras ni conocemos. Dos semanas en agosto, normalmente las que de por si sueles tener vacaciones, y ya está, ni un día más ni uno menos. Y aunque ya lleve años así no me termino de acostumbrar.

Por la tarde en la oficina hace un calor que te mueres, se ve la luz del sol por las ventanas, y tú que hace una hora que estabas comiendo fuera o paseando eres consciente de lo que te estás perdiendo: una limonada natural o una Coca-cola en una terraza, una siesta en el jardín o en el balcón, lo importante es la siesta, una chapuzón en la piscina, un paseo, un rato de lectura, preparar una cena rica rica, se me ocurren mil planes para una tarde cualquiera del mes de abril o mayo cuando aún no hace aquel calor infernal.

la foto-4

Estos meses se me hacen duros, más incluso que trabajar en agosto, y os lo dice una que no ha conseguido hacer más de 18 días de vacaciones seguidas en 5 años, y que estando de vacaciones ha tenido que venir a trabajar por ejemplo el 16 de agosto. Pero bueno yo eso me lo tomo con filosofía, vienes vestido más informal, estas más relajado pero ahora… no lo soporto.

Por ejemplo el día de Sant Jordi, día precioso en Catalunya y en Barcelona es otro día que creo que deberían darnos fiesta por la tarde, al menos ese día la fiesta debería ser obligatoria. Debería ser un derecho del trabajador poder pasear por las calles repletas de puestos donde venden libros y flores, de poder disfrutar de una paseo y entretenerte a mirar qué libro quieres, sin tener que ir a las 21:30 al Corte Inglés como me ha pasado a mi más de un año y más de dos.

No sé si a vosotros también os pasa, si soy solo yo o si por el contrario sois de los suertudos que ya estáis haciendo horarios de verano o que os falta poco para disfrutar de él. Si es así, que sepáis que me dais envidia, mucha envidia y que me cambiaría por vosotros con los ojos cerrados.

Y hoy al menos hemos estado frescos porque han puesto el aire que sino esto por la tarde es un horno. Esto de la temperatura en los despachos es un tema aparte que daría para varios post, porque claro cada uno tiene sus manías, está en un época de la vida distinta, prefiere ir en tirantes antes de poner un poco el aire, etc… vaya que es difícil que ponerse de acuerdo. Pero bueno aprovechando que hay mucha gente de vacaciones hoy hemos podido estar, por fin, fresquitos.

Que paséis unos felices días de vacaciones quien los tenga, ya os saludaré desde donde esté.

Un beso.

Maria

¡¡¡Lo que me da la santa gana!!! Out of the office!! :)

Básicamente tengo especial tirria a la gente que trabaja en el despacho/en las empresas y siempre está controlando, cuchicheando y cuestionando las vacaciones de los demás. Yo cuando alguien se va de vacaciones me alegro por él. Cuando se va de viaje con su familia o aunque se coja días para rascarse la panza en el sofá. Cada uno en sus vacaciones hace lo que le gusta, lo que le apetece. Y las vacaciones para eso están.

En nuestro despacho cada jefe tiene su política de vacaciones. Hay equipos en los que permanentemente tiene que haber alguien y otros en los que es imposible ver a alguien en todo el mes de agosto. El problema es que nadie está contento con lo que tiene. Y todo el mundo mira con envidia al equipo de al lado. Los que tienen que cogerse tres semanas en agosto, querrían viajar en septiembre y los que tienen que ir fraccionando… pues al final nunca desconectan suficiente. Y fulanito… bla, bla, bla… y menganito, ni te cuento…. (puff!)

En mi equipo somos 3. El jefe, un chico de casi 40 también por encima de mí en la jerarquía y yo. El primer año trabajando perdí casi una semana de vacaciones, y el segundo, como siempre había que haber alguien, el jefe -evidentemente hacía lo que quería- y el de 40 lleva 15 años en la empresa, así pues…. llegué a Navidad con 12 días de vacaciones (de 22 totales) y como no me dio la gana de perder ni uno, los cogí todos entonces. (¿os podéis imaginar? ¡estaba súper saturada de trabajar y necesitaba un paroncito!)

Y luego encima la gente te mira mal y cuchichean: ¡pues menudas vacaciones se pega ésta en Navidad! Y a veces hasta te lo reprochan en la cara. ¿No es más fácil pensar que si tiene tantos días una persona es porqué la pobre ha pringado como una negra?…

Al final ya hago lo que me da la gana. Nunca es buen momento para cogerse días y si hay que trabajar en vacaciones y controlar el email también lo hago. Cosa que muchos de los que comentan no. -Así que me jode no contestarles con un moco, pero tampoco lo hago-, pero lo que pienso por dentro no lo quisieran oír… Y eso también es descansar. Si al final todos tenemos 22 días, que cada uno se arregle como pueda / quiera o más le guste. ¿No ven que nunca llueve a gusto de todos? ¿Y que mientras ellos están por ahí en agosto yo estoy aquí dándole a las teclas más aburrida y asqueada que un hongo?

Es que os juro que no soporto la envidia… ¡Si las vacaciones son sanísimas para todos, señores! Todos las trabajaos, nos las merecemos y debemos de disfrutarlas. Es nuestro deber para volver con las pilas cargadas y vivir con optimismo ¡y ganas de arrancar de nuevo la máquina! Y que la de RRHH ya cuenta los días de todo el mundo! Dejemos ya de comportarnos como críos… ¡me pongo mala! ¡ah sí! ¡Y me piro 10 días! A quién le pique… que se rasque…. yo me lo voy a pasar… que ya te gustaría a ti desde el despacho.

Ale!! Feliz lunes!! ;)

Esther

20140413-232754.jpg

¿Te regalo la luna?

Quiero empezar el post de hoy con una reflexión: ¿Por qué le llamamos Semana Santa a cuatro días de fiesta? Es gracioso. Pero sean los días que sean, ya queda menos para disfrutar de un descanso más o menos largo.

Pero el post de hoy lo quiero dedicar a los regalos y no a las vacaciones (por mucho que las necesite). Y es que en unos días tengo que hacer un regalo a alguien muy especial para mi. Y no es tarea fácil. A María se le da muy bien pensar en regalos, siempre tiene alguna una idea chula y original. A mi, no se me da tan bien.

Quiero hacerlo tan bien y que guste tanto que al final no siempre escojo lo mejor. Le doy muchas vueltas a las mismas preguntas: ¿algo necesario?, ¿algo que no se compraría?, ¿mejor algo intangible o tangible? Dilemas y más dilemas.

Para esta ocasión mis dudas giran sobre lo siguiente, ¿me ayudáis?. El regalo es para mi husband!

Primera opción: Brunch en el hotel Barceló Raval.

imageNos gusta el hotel, la localización y el brunch. Problema, ya hemos ido.

Segunda opción: Una noche en el hotel Vintage Cap Sa Sal

imageMe encanta este pequeño hotel de la costa Brava, necesitamos un break, pero si llueve o hace mal tiempo es un rollo.

Tercera opción: Unas New Balance

imageLe encantan pero me regaló unas a mi hace poco. Poco original.

Cuarta opción: Un maletín portadocumentos de Massimo Dutti

image

Está en la categoría de necesario y poco original.

Quinta opción: Lo que se me ocurra un día antes!

¿Acertaré esta vez? ¿Intuición o chivatazo?

En fin, regalar es bonito y ver que lo que has comprado gusta, todavía más.

Me despido hasta la semana que viene! Para los afortunados que empecéis hoy vacaciones y los que sólo tengáis un finde por delante, sed felices y disfrutad del tan preciado tiempo libre.

Anna

¿En qué quedamos?


Y otra vez, como cada año, ha llegado el calor antes que mi bronceado, y ya no digo un moreno dorado precioso, digo tan solo un poco de color, el suficiente para poder quitarme las medias con un poco de dignidad o quedarme en manga corta sin parecer enferma. Odio este momento, y más cuando el tiempo hace lo que le da la gana y no te deja dos días seguidos con una misma temperatura.

Por ejemplo, el lunes, un calor que te mueres y yo con medias tupidas, vestido, jersey y chaqueta. El martes digo a mi ya no me pillas, pantalón y bailarinas y me atrevo incluso a quitarme los calcetines. (Por dentro pienso: - a ver si le toca un poco de sol a estos pies… porque hija…-). Pero… a la que pongo un pie en la calle, nublado y un frío… Muy bien hombre! hoy que me decido, un frío que te c—-. Pero, de nuevo al mediodía un sol reluciente, pero ¿en qué quedamos?.

la foto-3

A mí, que ahora mismo tengo 4 cosas que me valgan, no me podéis hacer esto!

Y luego viene el fin de semana y piensas, éste no se me escapa, me plantaré en la terraza y no me muevo hasta que haya cambiado el tono, al menos hasta que tenga mejor cara, pues no,  luego va y te cae el chaparrón o en lugar de ti, la que se planta justo encima de tu terraza en una nube enorme. No hay término medio, ya veis, un agobio.

En definitiva, que en mi caso, cuando al blanco nuclear le sumamos que ya de por sí me veo fatal, aunque vosotros no y así me lo habéis hecho saber y os lo agradezco, y que tengo pocas posibilidades de ropa que ponerme, el cambio de estación y de ropa este año promete.

Y no os lo perdáis, tengo una boda en quince dias, ya me diréis qué hago porque yo al menos hoy, no veo cómo lo voy a hacer. Ya os iré informando.

Espero que este fin de semana haga buen tiempo, please…please…

Besos y hasta la semana que viene.

Maria